Que todo sea por los niños y las niñas, por su bienestar y su integración social, más aún en estos tiempos en los que el acoso y el peligro acecha, por lo que se ha encontrado una fórmula que ya se aplica en las aulas escolares, donde elementos policiacos les tienden la mano.

La sede es la Escuela Primaria “Rodolfo Torre Cantú”, de Ciudad Victoria, un nombre y apellido que mucha atención llama, donde integrantes de la guardia estatal, vestidas de negro, le dedican parte de su valioso tiempo a impartir unos talleres que tienden a prevenir los delitos reduciendo oportunidades de cometerlos y mediante un diseño ambiental dan asistencia e información a victimas reales y potenciales.

Esto es importante, porque frente a ellos, – las uniformadas-los escolapìos escuchan y ven de cerca lo que las autoridades municipales de Ciudad Victoria hacen y buscan para prevenir el acoso y la violencia escolar, que se vuelve tan común en tiempos de convulsión.

La intención de estos talleres es fomentar el comportamiento favorable de la sociedad mediante la aplicación de medidas sociales, económicas, de salud y educación entre niños y jóvenes y centra su atención en los riesgos y factores de protección relacionados con la delincuencia.

Bueno, es esto, porque qué mejor que los estudiantes de primaria sean el blanco para que reciban información del acoso y sobre la forma en la que los pueda afectar en la salud física y mental.

Y ellos, los alumnos, con su carita de inocentes, captan y preguntan de frente, despejan dudas y sacian su curiosidad, porque forman parte de una sociedad a la que se deben de integrar por el buen camino.

Qué mejor que la opinión de una maestra acerca de la impartición de estos talleres, porque ella conoce a los alumnos, está pendiente de todo lo que los rodea, pero sabe que algún caso se puede escapar, salir de control.

A su juicio, acercar a la policía con el alumnado es una buena idea, porque se toman de la mano, se desahogan los pequeños y entran en alerta, porque llegan a aparecer en la vida cosas que no son nada agradables.

Para ella, el acoso escolar puede ser protagonizado por los alumnos y los problemas provienen desde el seno de la familia, por ello es importante que los elementos policiacos escuchen, orienten, los consuelen, para buscar el alivio cuando es necesario.

Más que nada la información que brindan es esencial, por ello aplaude este esfuerzo que hacen las autoridades municipales para vincularse con el sector educativo.

No dejo de decir, también, que algunos elementos policiacos a veces gozan de una nebulosa fama, pero gestos como este, hablan de que buscan con un respiro orientar y auxiliar al estudiantado de Ciudad Victoria.

La idea se tomó en base al trabajo que ha desarrollado el médico Wael Sarwat Hikal Carreon, experto en criminología psicológica de la Universidad de Nuevo León y cabeza de la Sociedad Mexicana de Criminología.
Va por ellos, por los niños, y por su correcto crecimiento.

En todos los sentidos.

Correo electrónico: [email protected]