Vivo en un país escrito. Camino sobre la tierra deletreando palabras que al entenderlas se vuelven incomprensibles. Soy el contradictorio, las palabras han estado ahí desde el invento de los escritorios. No soy el único, cada quien aprendimos a leer en los anuncios de la calle para sobrevivir al silencio.

Hasta donde sé, que no es mucho, desde que nací busco algunas palabras escritas en desconocida parte. No sabría decir cuáles palabras quiero, pues son fugitivas y al buscar encuentro una, la que precisamente no andaba buscando. Siempre es así. Quien sabe si lo que buscamos en realidad no exista.

Palabras que luego hacen falta para explicar, para comprender la frase, palabra definitiva que lo cambia todo, una palabra sin cual no sale el verso, una palabra única que vaya y pegue en la cabeza, que llene el vaso, que despierte a quienes duermen y comience una guerra de charamuscas. Una palabra que salga del barrio tirando barra.

Todo depende de lo que diga. De ahí dependemos mientras aguardamos al portador de la voz. Cada palabra es casa, historia, reconocimiento, nombres, fechas, tiempo, un todo especial que al desenvolverse nos atrapa en un transe. Cada palabra llena de magia el semblante de los atentos escuchantes. Nada sabrá quien se fue antes. Si vuelve, las palabras serán otras. Así es la prosa.

Pienso, luego me expreso, lo hago como mi rostro asombrado pronuncia la palabra clave que va y abre. La otra palabra, casi persona, le sigue de cerca y entran a un cuarto oscurecido esperando el escritorio y todo lo necesario para escribir la opera.

Afuera, una multitud lee la premiere anunciada en la marquesina rococó. Adentro los actores de reparto leen de última hora la lista de ausencias en un sctipt letra por letra. Cada salto del actor cae encima de la actriz que se aprendió el guión pero se le da más la improvisación como en la vida misma. Así es como todo comienza.

Existen los días previos y presentes, pero estos ya existen en las agendas y cada ocho días se les escribe en el sitio mas estratégico de un documento. Quedan establecidos el día, el mes y el año. Hace ocho días fue martes y hoy también lo es. A lo lejos parecen los mismo y no lo son.

Para confirmar el drama del tiempo a veces quisiera que el lunes fuese viernes o un domingo viendo un sábado. Pero los días están pegados a un reglamento, no hay forma de cambiar la gracia con la cual los días se van arrancando del almanaque.

Escribo más que existo y lo que soy está antes de cada palabra elegida. Mil vidas pasan de largo y apenas puedo ver su vestido alejándose para dar paso al día soleado con un quehacer a las once, aquí dice. Mil noches de lluvia han pasado y mojaron los cuadernos ahora que me acuerdo. Escribo un diario.

En la memoria los datos se acomodan sin faltas de ortografía. Si las hubiera, ¿quién las vería? De todas formas al recuperar un documento de la memoria, se extraen únicamente partes , fierros retorcidos, tuercas perdidas, pedazos de polvo, y a veces una fecha viciada por otras, confundida en la guerra de las neuronas.

La palabra, símbolo y significado, aún diciendo nada, dice algo. Uno le acomoda según el propósito. Cada uno escribe su novela y la va publicando con muchos borrones hasta que nadie se explica. La novela nunca acaba, nomas termina.

Entonces las palabras ocuparon letras que distribuidas de cierta forma decían algo y esto les satisfizo hasta llegar a ser verdaderas realizaciones artísticas, enciclopedias universales como la Hispanoamericana Espasa- Calpe, o la Enciclopedia Británica, contra mi léxico de quinto año.

TENGO OTROS DATOS

En Tamaulipas Morena se llevó prácticamente carro completo. También la gente se volcó en turno a la candidata presidencial Claudia Sheinbaum quien fue influencia principal para atraer votos, como se vio en la votación sin precedente que el pueblo le brindó.

También el ambiente de paz y festivo y el entorno político con resultados del gobierno que encabeza Américo Villarreal Anaya recibe un reconocimiento con la amplia votación en favor del partido que se mantiene el poder para dar continuidad a los proyectos.

En la capital de Tamaulipas la escasa diferencia de votos con que ganó el candidato del PAN Oscar Almaraz hará la impugnación que prepara Eduardo Gattás.

Lalo Gattás IMPUGNARÁ la elección en Cd Victoria. Su equipo denunció irregularidades, inconsistencias y compra de votos.

HASTA LUEGO