Bien, está, que se haga hasta lo imposible por buscar una escuela diferente y que se diseñen y se apliquen las bases para buscar la resolución de conflictos en los centros educativos, que son la segunda casa de nuestros niños y niñas y que además, también para ellos, son “un amor”.

Esto posee una magia especial, si se menciona que en la Escuela Primaria Gabriela Mistral, de Ciudad Victoria, Tamaulipas, se pondrá en acción una Red de Niños Mediadores, que mediante talleres abordará temas como la detección y prevención del bullying, la cultura de paz y legalidad, el autocuidado y medidas preventivas, solución pacífica y alternativa de conflictos, mediación familiar y escolar.

Se busca y, bien, con esta mediación escolar, mejorar la convivencia en el ámbito educativo de mayor poder transformador, tanto de las personas como de las instituciones escolares.

Hay diferente tipo de conflictos que aparecen, y pueden ser entre maestros, padres y estudiantes, estos últimos, que por ejemplo el bullying, lo toman como una broma, hasta que el problema crece y crece y deciden, con su pequeña boquita, hablar.

Se busca, que el alumnado, el profesorado y los padres de familia se conviertan en mediadores para solucionar un conflicto que no se puede esperar que rebase y que altere la armonía que debe existir en las escuelas de Tamaulipas.

Se intenta, con todo esto, que se crezca en un clima más pacífico y productivo, que se reduzca el número de sanciones y que se aleje el fracaso escolar, porque se hace necesario prevenir los conflictos del bullying y ciberbullying.

Con voz potente, autoridades escolares hacen notar que estos talleres de niños mediadores tendrán una duración mínima de diez horas y dos actividades lúdicas bimestrales con los alumnos y una más donde se interactúe con los padres de familia.

Estos talleres de mediación de conflictos en cada uno de los planteles escolares y derivado de los resultados que se obtengan, se realizarán ejercicios de adecuados para focalizar las acciones de la intervención en focos rojos específicos.

Bueno, también es, que se haga lo necesario para que los conflictos no lleguen a un límite peligroso, porque hace diez años desapareció el programa “Escuela Segura”, que también abarcaba los problemas generados por el bullying , al grado de que se puede hablar de que algunos estudiantes pensaron hasta en el suicidio.

Se debe mencionar que son los niños y no las niñas, los que son más propensos al acoso escolar, por eso se vale que se diseñe un escenario para que hablen, denuncien, se abracen de sus padres y de las autoridades escolares para pedir auxilio.

Por lo pronto, se va duro contra el bullying.

Correo electrónico; [email protected]