A quienes nos sobra tiempo ( y ganas) para leer y revisar cualquier información que sobre el servicio públicos llegue a nuestros ojazos, podemos precisar que tipo de estrategia de comunicación tiene el presidente AMLO desde ANTES de asumir esa máxima responsabilidad.
La última prueba de lo que voy a comentarle la tenemos con la «reforma judicial», tema que trae enloquecidos a los opositores de MORENA.
El eje de la estrategia en comento consiste en atiborrar de información negativa a la sociedad respecto de la credibilidad de los fallos judiciales ; por desgracia la corrupción ancestral en el poder judicial (federal y 32 estatales) hace que toda mención negativa PRENDA de inmediato en el imaginario colectivo nacional.
Para el efecto millones de bots, memes y múltiples vías y estrategias se emprenden desde Palacio Nacional con un claro objetivo: madrear al máximo al poder judicial para sensibilizar a la sociedad de que es necesario cambiar a los miles de jueces, magistrados , ministros, etcétera, por….. «corruptos y servidores del neoliberalismo rapaz que ya México no quiere».
Es así que se escogen a funcionarios judiciales de varios niveles para ponerlos como ejemplos de corrupción y descaro; buscan y encuentran con facilidad a jueces que tienen hasta a su abuelita trabajando en los juzgados.
Buscan y encuentran a juzgadores de conducta licenciosa, con conflictos familiares y desde luego alejados de la integridad republicana del juzgador, para darlos a conocer amplia y dolosamente.
Y le dan vuelo cueste lo que cueste: medios de comunicación escritos del ámbito nacional, estatal y regional; medios electrónicos, hombres y damas izquierdosos para que se ganen una lanita desde su hogar difundiendo esa información negativa de los juzgadores corruptos, etcétera.
Tienen al menos dos años con la misma cantaleta que ya se hizo una melodiosa y agradable obra de Mozart: «La solución es que los funcionarios judiciales sean electos por el pueblo».
Como el pueblo sabio no se equivoca, pues con ese mecanismo de elección se compondrán las cosas hasta hoy podridas.
Y se difunden de nuevo y con mayor cobertura, imágenes de juzgadores que pasaron o pasan por una crisis de credibilidad; o de sus cercanos familiares saliendo de prisión, o del hijo borracho en la Disco o presuntamente drogado (¿ verdad Xóchitl?).
Pero………¿En verdad el pueblo es tan sabio y conoce tanto de leyes, que elegiría al mejor hombre y mujer para reemplazar a la carrera judicial aun vigente?.
A reserva de ampliar los comentarios, pero con lo hasta aquí expuesto podríamos llegar a unas conclusiones preliminares:
—–Al presidente AMLO y a MORENA lo único que les interesa es CONTROLAR bajo su mando a la SCJN.
—–Como les corre prisa para esa sacudida judicial no están dispuestos a esperar unos diez o quince años, como sería un proceso interno institucional.
—–Quienes se oponen a dichas reformas judiciales o que cuando menos quieren matizar su radicalismo-extremismo-talibanismo, todavía NO ENTIENDEN el razonamiento del presidente AMLO y por tanto no veo como puedan IMPEDIR esa trágica reforma.
Ante el espacio agotado en próxima entrega concluiremos con el tema; por lo pronto yo recomendaría a los opositores que se apuren porque en unas pocas semanas mas será imposible evitar la desgracia nacional.
¿Se imaginan «eligiendo» jueces en Sinaloa, Sonora, Chihuahua, Michoacán, Zacatecas, Colima, Tabasco, Oaxaca, Quintana Roo, Tamaulipas, entre muchos otros?.
Sigan, quienes hasta hoy lo han hecho, apoyando a MORENA y a sus respectivos candidatos en tiempo y forma; ellos y ellas son diferentes y sólo obedecen a la voz del pueblo.