Por José Gregorio Aguilar

A diferencia de instituciones de nivel básico y de media superior, en la Universidad Autónoma de Tamaulipas no se ha registrado deserción o abandono de estudios durante estos dos años de pandemia, período durante el cual los centros educativos se mantuvieron cerrados para contener contagios de Covid-19.

          Porque todo ese tiempo la UAT, a través de sus unidades académicas y facultades,  proporcionó educación a distancia a la totalidad de los alumnos.

          De acuerdo con el Rector de la Máxima Casa de Estudios, Guillermo Mendoza Cavazos, la institución mantuvo el servicio educativo en línea y nunca se dejó de brindar atención a los estudiantes, de manera que tampoco se percibe que se haya generado un rezago educativo por falta de clases.

          “Esperemos que no, las clases en línea que hemos adoptado para permanecer en tiempo y forma con las clases ayuda a que no haya esa parte de rezago la matricula se ha comportado de manera estable”.

          Guillermo Mendoza manifestó  que los niveles de aprobación se pueden considerar regulares ya que en este nivel la mayoría de los estudiantes son jóvenes que tienen cierta madurez y un compromiso con el estudio.

          Lo que sí haría falta, precisó,  es implementar periodos extraordinarios en materias prácticas como Laboratorio, Ingeniería y Ciencias de la Salud, por mencionar algunas, debido a que por algún tiempo las escuelas permanecieron cerradas y los universitarios no pudieron realizar las prácticas correspondientes a esas materias.

          “Los niveles de aprobación han sido los regulares aun así todo el esquema de materias prácticas de laboratorio, de ingeniería, de ciencias de salud en general tendrán horarios extraordinarios para atender esas prácticas que no se hicieron para que todo ese tiempo que los alumnos no asistieron puedan practicar”, concluyó.