Enrique Jonguitud

CIUDAD VICTORIA.-El Obispo de la Diócesis de Victoria, Antonio González Sánchez, aseguró que la iglesia católica está en contra de la Ley General de los Derechos de los Niños y Adolescentes, porque  podría provocar demasiada libertad sexual entre los menores de edad.

González Sánchez dijo que además, los padres de familia deberían oponerse también a la ley recién promulgada, “Aquí los que tienen que contraponerse son los padres de familia. Cuando digo contraponerse no me refiero a manifestaciones ni protestas, sino que papá y mamá deben sentarse con sus hijos y hablar, pues en ellos encontrarán la indicación referente a la vida sexual”.

El Obispo expuso que la ley da demasiados derechos a los niños, provocando que éstos busquen la independencia en decisiones antes de que cumplan los 18 años.

Dijo que por ello es recomendable que los padres actúen, “que cada papá y cada mamá se responsabilice, y que ellos sean los primeros maestros de sus hijos y que no tengan miedo a hablar de cualquier tema con sus hijos, no importa la edad”.

González Sánchez reiteró: “a veces me preguntan a qué edad tienen que hablar con sus hijos de cuestiones sexuales (y les digo) cuando te pregunten, porque si te preguntan es porque ya escuchó algo en algún lugar, pues no evadir sino contestar como debe ser”.

Insistió en señalar que la nueva ley puede convertirse en un riesgo al permitir legalmente que  los menores  puedan  tomar decisiones sobre cuestiones sexuales sin la orientación o el consentimiento de sus padres.

“En contra sí estoy, porque creo que dentro de los derechos de los niños esto no puede entrar, porque prácticamente están independizando a los pequeños  de toda cuestión familiar y eso es un riesgo grandísimo”, apuntó.

 

Qué dice la nueva ley

 

Entre las modificaciones aprobadas por el pleno de la Cámara de Diputados al documento, destaca una adición al artículo 16 para precisar que las niñas, niños y adolescentes tendrán el derecho a no ser privados de la vida en conflictos armados, pero primeramente a no participar en ellos.

El artículo 77 mantiene tipificada como una violación a la intimidad de los menores el que los medios de comunicación electrónicos e impresos manejen imágenes o datos que menoscaben su honra, reputación y los ponga en riesgo, pero la comisión determinó eliminar el enunciado «salvo cuando esto sea por consentimiento de los padres o tutores».

Los legisladores plantearon la imposición de multas hasta por el doble de lo previsto, en caso de que los concesionarios de radio y televisión incurran en infracciones referentes a la violación de la intimidad personal o familiar de los infantes.

Se incluye asimismo la obligación del resguardo de sus datos personales en caso de participar en algún caso jurisdiccional donde deberán ser asistidos por algún abogado.

Los diputados federales agregaron al artículo 148 que constituye una infracción a la ley «respecto de los concesionarios de radio y televisión y de quien dirija medios impresos, la violación a la intimidad personal o familiar de niñas, niños y adolescentes, a que se refiere el artículo 77».

Adicionalmente, en la propuesta de modificación al artículo 108 se precisa que las instalaciones de los centros de asistencia social deben acoger indiscriminadamente en sus instalaciones a niños, niñas y adolescentes con discapacidad, sin distinción del tipo y grado de padecimiento.

Quedaron fuera del adéndum las reservas relativas a los derechos sexuales y reproductivos de niñas, niños y adolescentes en los artículos 50 y 58, que llevarán a debate más adelante.