-Con el viejo estilo de la casa, Francisco García Cabeza de Vaca tramita a control remoto una carta de residencia ante el ayuntamiento de Reynosa, municipio donde a todo mundo le consta que no vive el exgobernador.

-CDV tiene más de un año fuera del país y eso lo imposibilita para obtener el documento, que gestiona de última hora para buscar una candidatura más que le dé fuero y seguir impune. Cualquier carta que obtenga será ilegal. Vive fuera del país, en algún lugar que no quiere revelar.

-CDV está usando todos sus recursos para obtener la carta con amenazas, presiones, compra de voluntades, como está acostumbrado.

-Este suceso pone a prueba la lealtad del Ayuntamiento de Reynosa, Poder Judicial y la Fiscalía General del Estado, con la 4T y con la justicia. Legalmente la dichosa carta no procede.

-El Viernes 7 de julio vence el plazo a CDV para tener todos los requisitos e inscribirse en la farsa panista.

– CDV anuncia en redes sociales que el viernes dará un anuncio importante y seguramente dirá que no pudo registrarse porque no reúne los requisitos.

-La agresión al secretario Héctor Villegas es un elemento más usado por CDV como distractor para obtener la carta de residencia, enrarecer el ambiente, crear confusión e infundir miedo a los actores políticos. Quiere regresar al país, del que salió huyendo antes de concluir su sexenio.

– Este miércoles, el alcalde de Reynosa, Carlos Peña Ortiz, (Makito) inundó redes sociales para denunciar amenazas por parte de un emisario de CDV por haber negado la carta solicitada y dio a conocer que al mismo tiempo se enteró de la reactivación de una orden de aprehensión en su contra, una respuesta de CDV (que aún tiene jueces a su servicio) por no haber expedido la carta que le quita el sueño.

-Del mensaje de Makito se desprende que no habrá el susodicho documento y que CDV por la vía legal no podrá cubrir el requisito de la residencia.
-Tampoco debe olvidarse que CDV abandonó su tarea de gobierno antes del plazo oficial; huyó porque la justicia federal, como hasta ahora lo persigue.