La Policía Metropolitana de Londres (Met), la más importante fuerza del orden del Reino Unido, es institucionalmente racista, misógina y homofóbica, según un devastador informe independiente divulgado este martes.

El documento, a cargo de la funcionaria Louise Casey, fue encargado en 2021 a raíz del caso de Sarah Everard, la joven británica que fue secuestrada, violada y asesinada por el agente Wayne Couzens, de la Met, en marzo de 2021.

De acuerdo con el informe, de 363 folios, hay agentes racistas y una “homofobia profundamente arraigada” en la organización, mientras que no se descarta que haya más policías como Couzens.

La responsable de la investigación considera que esta fuerza debería ser incluso desmanteladasi la situación no mejora.

La ciudad de Londres ya no tiene “un servicio de vigilancia vecinal en funcionamiento”, mientras que los problemas son particularmente agudos para las minorías étnicas, según el informe.

“No es nuestro trabajo como público mantenernos a salvo de la policía. El trabajo de la policía es mantenernos a salvo como público. Demasiados londinenses han perdido la fe en la policía”, subrayó Casey en el documento.

El informe halló que la violencia contra las mujeres y las niñas no se ha tomado tan en serio como otras formas de violencia, y la intimidación es generalizada en la fuerza del orden.

“Las oficiales y el personal femenino enfrentan rutinariamente sexismo y misoginia. La Met no ha protegido a sus empleadas o miembros del público de los perpetradores policiales de abuso doméstico, ni de aquellos que abusan de su posición con fines sexuales”, puntualiza.

A pesar de que la Met dice que la violencia contra las mujeres y las niñas es una prioridad, ha sido tratada de manera diferente a formas de violencia más agresivas, agrega.