La piel es una las grandes claves que van a marcar la diferencia entre una gran imagen y un aspecto descuidado o avejentado. Lucir una piel suave, tersa, bien hidratada, uniforme, sin arrugas o con unas líneas de expresión no acentuadas es el camino más corto para mostrar una imagen rejuvenecida y saludable, en definitiva, más atractiva y brillante.

Sin embargo, la piel necesita una serie de cuidados para que se mantenga en el mejor estado posible durante más tiempo, para que muestre su mejor cara. Y el paso de los años, la exposición al sol, el frío, el calor excesivo, las agresiones externas… tienen una influencia muy marcada en la manera en la que se ve tu piel.

CÓMO CUIDAR TU PIEL

A pesar de que no podemos luchar contra el paso del tiempo y sus efectos, sí que podemos retrasar el envejecimiento y disminuir sus consecuencias. En Clínica Saldívar y otras clínicas estéticas similares puedes encontrar los mejores tratamientos para que tu piel se mantenga en un estado envidiable durante mucho más tiempo.

Los tratamientos de medicina estética más destacados que van a mejorar tu piel son los siguientes:

  • Ácido hialurónico: esta sustancia se encuentra de manera natural en nuestra piel, pero con el paso de los años la vamos perdiendo; no obstante, se puede aplicar de nuevo para volver a tener un aspecto mucho más joven.
  • Hilos tensores: son unos pequeños hilos que actúan de soporte y aportan firmeza a tu rostro.
  • Radiofrecuencia: es un método que se combina con ciertos tratamientos pensados para adelgazar como la cavitación. Gracias a la radiofrecuencia la piel se va a mantener en un mejor estado, luciendo más tersa, rellenando las arrugas. Una solución ideal para que una rápida pérdida de volumen corporal no tenga una repercusión negativa.
  • Revitalización dérmica: se trata de proveer a tu piel de ácido hialurónico, así como de vitaminas A, C, E y otros componentes mediante microinyecciones.
  • Plasma rico en plaquetas: con este procedimiento se inyecta el plasma enriquecido en plaquetas, obtenido de tu propia sangre, en la piel, de forma que recupera el brillo y la luminosidad.
  • Carboxiterapia: uno de los tratamientos más novedosos. Consiste en realizar microinyecciones subcutáneas de CO2,que estimulan la circulación y favorecen la formación de fibras de colágeno. El resultado en una piel mucho más joven, más firme, más homogénea.
  • Peeling médico: es un proceso de exfoliación que sirve para eliminar la piel muerta y rejuvenecer tu rostro, lo que contribuye a mantener un aspecto facial mucho más luminoso y radiante.
  • Blefaroplastia láser: la piel que rodea los ojos es fundamental para tu imagen. La blefaroplastia láser es un procedimiento que permite eliminar la piel flácida o hinchada de esta zona. Los resultados son magníficos y la operación es rápida y sencilla.
  • Dermapen: este tratamiento también recibe el nombre de microneedling y consiste en micropunciones en lugares específicos para restaurar los niveles de colágeno y elastina de la piel. El Dermapen es, a fin de cuentas, un lápiz que corrige las imperfecciones de tu rostro tales como las manchas.

Al margen de los posibles tratamientos a los que te puedas someter, es muy importante llevar una dieta equilibrada y mantener una hidratación adecuada, lo que va a ayudar a que tu piel tenga el aspecto que deseas de una manera absolutamente natural.