Ya sabemos que productos provenientes de la apicultura como la miel, el propóleo, o la jalea real tienen beneficios saludables para nuestro cuerpo, pero quizá nunca te habías imaginado que el veneno de la abeja puede salvarte de más de 100 enfermedades.

El veneno de las abejas contiene sustancias como la meitina, la fosfolipasa o la apamina que se han probado pueden ser un buen antídoto para evitar el envejecimiento y funciona como un buen antiinflamatorio, cicatrizante o vasodilatador.

La apiterapia consiste en inyectar al paciente la apitoxina o veneno de las abejas sin dejar que estos pequeños insectos se desprendan totalmente de su aguijón, la mayoría de las veces, aunque puede ocurrir que algunas abejas mueran en el proceso.

Así los piquetes de las abejas se han probado como tratamiento en afecciones como reumas, artrosis, psoriasis o incluso cáncer.  Sus mayores efectos ocurren en enfermedades musculares, circulatorias o cutáneas.

La lista de enfermedades que puede aliviar esta terapia, considerada alternativa, son artritis, lupus, eritematoso, artrosis, esclerosis múltiple y esclerosis lateral amiotrófica y enfermedades del nervio ciático, mal del pinto, depresión, estrés, convulsiones, vitíligo, entre otras, ya que existen hasta 100 enfermedades de las que puedes salvarte con el veneno de las abejas

Según la  CETAOS, Centro de Terapias Alternativas de la Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro, el principio de la apiterapia es similar al de la homeopatía, se buscan iguales y semejantes para combatir las diferentes enfermedades por lo que se aplican distintos venenos dependiendo de cuál sea el resultado que se busque.

Aún no hay muchos estudios sobre los resultados de la terapia con abejas, pero la buena noticia es que los avances sobre el tema continúan y por lo pronto para evitar el miedo del piquete de abeja algunos laboratorios ya han logrado extraer el veneno de estos insectos para poder aplicarlo con una jeringa. ¿Te aplicarías este tratamiento?