La glucosa es una fuente de energía, provee al organismo, mediante los alimentos, el combustible para la vida diaria y algo de lo que no se habla, todo lo necesario es que  mantenerla bajo control está relacionado con la salud.

Menos dulce, más salud. La Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que México tiene el mayor índice de mortalidad por diabetes en Latinoamérica, ya  que casi 70% de la población adulta y 33% de la población infantil padece sobrepeso u obesidad.

Para ayudar al control de la glucosa, especialistas   recomiendan alimentos de bajo índice glucémico:

Vinagre de manzana, contiene ácido acético que disminuye los picos de glucemia y aumenta la sensibilidad a la insulina, retrasa la absorción del etanol en el intestino.

Legumbres. Los garbanzos, frijoles y lentejas poseen altos niveles de proteínas, son ricos en fibra y de bajo índice glucémico.

Arándanos frescos. Son fuente de fibra soluble que ayuda a mantener el correcto funcionamiento del sistema digestivo y no altera los niveles de glucosa.

Canela natural. Es  conocida por las personas por su capacidad de mantener bajos los niveles de glucosa. Algunos estudios han demostrado que reduce los riesgos de padecer enfermedades cardiovasculares.

Manzana verde. Investigaciones demuestran que por su alto contenido de quercetina antioxidante reduce las probabilidades de desarrollar diabetes o cardiopatías en un 20%.

Aguacate. Investigaciones han demostrado que los niveles de glucosa y triglicéridos se reducen con éste.

Apio. Es fuente importante de vitamina A, C, B y K, su índice glucémico es de sólo 15 puntos, una taza de apio contiene la ingesta diaria recomendada de ácido fólico, fibra y potasio.

Ajo. Se ha observado que si se come directamemnte disminuye los niveles de glucosa y puede ayudar a disminuir triglicéridos, colesterol, ácido úrico y urea.

Vegetales de hojas verdes, como las espinacas, acelgas y la col rizada son una buena fuente de fibra y contienen una amplia variedad de vitaminas y minerales. Son de bajo contenido calórico y alto contenido de nutrientes.

Té verde. Es un antiinflamatorio natural, gracias a su alto contenido de flavonoides. Frío o caliente, endúlzalo con stevia, edulcorante de mesa de origen mexicano sin ingredientes artificiales sucarlosa, dextrosa ni aspartame.