En verdad que jamás habíamos sido tan conscientes de la importancia de respirar bien hasta la llegada del covid-19. Sin embargo, no es la única enfermedad que puede robarnos el aliento, por lo que es indispensable saber qué hacer o cuáles son los primeros auxilios.

A la dificultad respiratoria también se le llama disnea. En algunos casos es una cuestión de urgencia, pero en otros se puede tratar en casa. “Hay individuos experimentan problemas al respirar con solo hacer ejercicio (subir escaleras). Aunque por otro lado existen quienes enfrentan una afección pulmonar avanzada”, describe la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos.

¿Qué hacer si te falta el aire? Primeros auxilios

La sensación de que no entra aire a los pulmones es atemorizante, pero es precisamente esa emoción la que puede convertir una crisis en un evento mortal. Para evitarlo, la American Thoracic Society, proporciona las siguientes recomendaciones:

Guarda la calma
Piensa en algo que te tranquilice o realiza un “ritual” que disminuya tu temor.

Cambia de posición

Hay posturas que facilitan la respiración; ejemplo, los pacientes con EPOC, asma, insuficiencia cardíaca o fibrosis quística se pueden beneficiar elevando la cabecera de la cama o colocando almohadas bajo hombros y cabeza.

Por otro lado, sentarse derecho o en trípode, con los brazos rectos hacia adelante y apoyados en la mesa, puede ayudar a quien sufre enfermedad pulmonar obstructiva.

Técnica para respirar
Frunce tus labios mientras inhalas y exhalas.

Avisa
Si te es posible dile a alguno de tus familiares o cuidador “que te falta el aire” sino trata de hacerlo con una señal.

¿Cuándo acudir de inmediato al médico?
Además de guardar la calma, es importante que observes si la dificultada para respirar va acompañada de:

Molestia, dolor o presión en el pecho
Fiebre
Falta de aliento que te despierte en la noche
Falta de aliento con solo hablar
Opresión en la garganta, tos ronca o chillona
Silbido

Si ya tienes una enfermedad diagnosticada y un tratamiento puedes utilizar los medicamentos que se te indicaron, pero si no es así no te automediques. ¡Ve con un experto en salud!