La oculoplastia o cirugía plástica ocular es una cirugía que supone una intervención en las estructuras faciales perioculares para resolver afecciones que afectan a las estructuras faciales perioculares (párpados, órbita y vía lagrimal).

Es la parte de la oftalmología que trata estos problemas, bien sea a nivel médico o quirúrgico.

¿Por qué se realiza?

Incluye una gran variedad de procedimientos médicos y quirúrgicos e incluye la corrección de diferentes afecciones, entre ellas:

  • Bolsas y excesos de piel en los párpados.
  • Corrección del párpado caído o ptosis.
  • Retracción palpebral.
  • Tumores oculares.
  • Ptosis de ceja.
  • Tratamiento de entropión.
  • Tratamiento de extropión.

Los tratamientos más habituales son aquellos relacionados con la composición del párpado, por ejemplo las bolsas o caída del párpado, pero también aquellos relacionados con la estética.

¿Qué tipo de pacientes solicitan este tipo de tratamiento?

Las personas que se someten a este tratamiento son variadas. La oculoplastia es una especialidad que abarca problemas infantiles, pero también problemas como bolsas en los párpados o ptosis de ceja.

Por lo tanto, no hay un público objetivo concreto, sino que quieres solicitan este tratamiento son pacientes con una necesidad concreta y que a través de la oculoplastia pueden resolver.

Beneficios de la oculoplastia

Esta cirugía se centra en resolver problemas patológicos, pero también permite tratar cuestiones estéticas como el rejuvenecimiento facial.

¿Cómo se realiza la intervención?

La intervención se realiza aplicando anestesia local y de manera ambulatoria. La recuperación es rápida y durante el postoperatorio se pueden apreciar cambios de coloración, alguna señal de cicatrización o un pequeño hematoma, pero desaparecen a los pocos días.

Resultados

Los resultados de la cirugía oculoplástica son prácticamente inmediatos.