El refresco de cola es una de las bebidas más consumidas en México, sobre todo, a la hora de la comida, pues casi nunca falta en la mesa de millones de familias. Sin embargo, aunque no lo creas, puede ser perjudicial para tu salud al desarrollar o empeorar enfermedades como la diabetes, entonces, ¿qué es en realidad el refresco de cola y por qué es tan adictivo?

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Salud Pública, México se ha posicionado como uno de los países con el mayor número de consumidores de refresco a nivel mundial, pues se estima que un mexicano consume alrededor de 163 litros de refresco al año, es decir, un 7.3 por ciento arriba del promedio mundial.

¿De qué está hecho el refresco?
El Poder del Consumidor realizó un análisis en uno de los refrescos de cola más populares y lo que encontró fue realmente sorprendente, pues cada porción de 600 ml contienen 63 gr de azúcar, es decir, el equivalente a 12 ½ cucharadas cafeteras de azúcar, esta porción cubre del 180 al 252 por ciento de lo que un adulto debe consumir en todo el día.

Ahora imagínate, si es un niño el que consume esta porción, realmente ingiere del 315 al 420 por ciento de la azúcar tolerada que puede consumir al día, siendo que la Asociación Americana del Corazón indica que sólo se debe consumir de 3 a 4 cucharadas para no poner en riesgo la salud de un niños, ¿da miedo, cierto?

Además de azúcar, el refresco de cola también contiene sodio, ingrediente que combinado con el azúcar produce una sensación placentera que a largo plazo puede causar cierto tipo de adicción, quizá, una de las causas por las que es difícil retirar el refresco de cola de nuestra mesa.

Los colorantes también destacaron, específicamente, se encontró que contiene caramelo IV, el cual, es elaborado con amonio y sulfuros que al ser calentados producen subproductos llamados 2-metilimidazol y 4 metilimidazol y pueden causar cáncer de pulmón, hígado, de tiroides o leucemia en ratones o ratas de laboratorio.

Adicional, se encontró que también contiene ácido fosfórico que no viene en su etiquetado, pero este ingrediente no permite una buena fijación de calcio en los huesos y puede ocasionar problemas de osteoporosis aún en personas jóvenes.

Aunque se desconoce si contiene jarabe de maíz o jarabe de maíz de alta fructosa, es probable que sea la segunda opción y este proviene del maíz transgénico. De acuerdo con un estudio de la American Journal of Clinical Nutrition, el consumo de este tipo de jarabe aumenta el riesgo de desarrollar una enfermedad cardiovascular en personas jóvenes.

Ahora que ya sabes de qué está hecho el refresco de cola, quizá es una buena oportunidad para dejar de tomarlo poco a poco y optar por otro tipo de bebidas para acompañar tu comida, ¿no crees?