A raíz de la emergencia sanitaria global por coronavirus, una serie de científicos argentinos se dispusieron a buscar soluciones para terminar con la pandemia en su país. Pertenecientes al laboratorio de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM), desarrollaron un suero equino que ha probado reducir la tasa mortalidad por Covid-19 en todo el territorio.

Dada la efectividad de este tratamiento alternativo, recientemente las autoridades sanitarias del país aprobaron su distribución en diversos centros médicos y hospitales públicos, ya que ha demostrado resultados prometedores.

El “CoviFab”, como se nombró a este medicamento sudamericano, fue probado en un estudio clínico con 242 pacientes adultos, positivos de Covid-19. Según las autoridades argentinas, la característica más importante del tratamiento es que aporta una “inmunidad pasiva y anticuerpos policlonales“, como resultado de la hiperinmunización.

Fernando Goldbaum, director del Centro de Rediseño e Ingeniería de Proteínas de la UNSAM, afirmó ante un medio nacional que el CoviFab podría ser una solución poderosa para evitar la inflamación respiratoria que provoca el virus:

“En pacientes que están empeorando y no desarrollan propia respuesta inmune a tiempo, el suministro de anticuerpos en forma exógena por esta inmunoterapia pasiva permite evitar la proliferación viral y darle tiempo al paciente para desarrollar sus propias defensas, evitando la inflamación respiratoria generalizada que provoca esta enfermedad”.

La efectividad del suero radica en que se ha mostrado capaz de impedir que el virus penetre a las células en el organismo. Así, la infección puede frenarse rápidamente, proporcionado una protección completa a quienes se les administre. Ningún otro país está tan avanzado en el proceso de desarrollo de medicamentos similares al día de hoy.