La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) encontró diferentes irregularidades en algunas marcas de aceites vegetales.

A través de un video publicado en sus redes sociales, la dependencia federal dio a conocer los resultados de un estudio y reveló las malas prácticas que usualmente le damos a los aceites comestibles al momento de cocinar.

La Profeco informó que se encontraron ocho productos comerciales adulterados, es decir, no son lo que declaran en su etiqueta.

Los aceites vegetales son libres de colesterol y aportan nutrientes importantes como Omega 3, vitaminas y ácidos grasos que son muy importantes para la salud.

Aceites que presentaron irregularidades
En total se analizaron nueve marcas de aceite de aguacate, de las cuales cuatro no son puras debido a que contienen otro tipo de aceite, tal es el caso de Avocate, Cate de mi corazón, Cate de mi corazón mediterráneo, San Lucas y aceite de aguacate extra virgen.

Por otro lado, de 14 aceites de ajonjolí analizados, tres no tuvieron el aceite de ajonjolí característico y no cumplieron con los requisitos de información al consumidor. La marcas fueron: Foreway sesame expert, Kaporo y Kum Chum.

Sobre los aceites de oliva, la Profeco también detectó algunas marcas que se dicen ser de esta clasificación pero no lo son, tal es el caso de: Demor y Olivos Mendoza.

Recomendaciones para el uso correcto de aceites vegetales
Una de las recomendaciones que hace la dependencia es evitar calentar demasiado los aceites vegetales.

La Profeco indicó que si empieza a generar humo es señal de un sobrecalentamiento, lo que quiere decir que inició su proceso de descomposición, y por lo tanto no solo ha perdido el aporte nutrimental sino que también puede resultar tóxico para la salud.

De toda la variedad de aceites comestibles que existen, los aceites con punto de humo más alto y que se pueden freír a mayores temperaturas son el de soya, cacahuate o ajonjolí, mientras los de punto de humo moderado que sirven para sofreír a fuego medio son de canola, oliva y aguacante.