Si tienes más de 40 años, orinas con urgencia, presentas ardor al orinar, el “chorro” de tu orina es más débil o te has percatado de que orinas sangre, entonces es momento de hacerte una prueba para detectar el cáncer de próstata.

Mucho se habla de él, pero vamos por partes.

¿Qué es el cáncer de próstata?

El cáncer de próstata es una enfermedad en la que se forman células malignas (cancerosas) en los tejidos de la próstata, informa el Instituto Nacional de Cáncer de Estados Unidos.

La próstata es una glándula en el aparato reproductor masculino ubicada justo debajo de la vejiga (el órgano que almacena la orina y la elimina) y frente al recto (la parte final del intestino). Es casi del tamaño de una nuez y rodea una parte de la uretra (el tubo que vacía la orina de la vejiga). La próstata produce un líquido que forma parte del semen. A medida que los hombres envejecen, la próstata se suele agrandar.

Una próstata más grande de lo habitual, puede obstruir el flujo de orina de la vejiga y causar problemas del funcionamiento sexual. Esta afección se conoce como hiperplasia prostática benigna (HPB) y, aunque no es cáncer, es posible que se necesite una operación quirúrgica para corregirla.

Los síntomas de la hiperplasia prostática benigna u otros problemas de la próstata podrían ser similares a los del cáncer de próstata.

Pero no todo son malas noticias. Aunque hay un gran número de hombres con cáncer de próstata, la mayoría de los hombres que reciben este diagnóstico no mueren por la enfermedad, de ahí la importancia de un diagnóstico oportuno y temprano, incluso antes de que aparezcan los primeros síntomas.

¿A qué edad se recomienda la prueba de detección de cáncer de próstata?

El doctor Jesús Alejandro Morales Covarrubias, urólogo adscrito al Hospital General de Zona número 1 A “Dr. Rodolfo Antonio de Mucha Macías”, del Instituto Mexicano del Seguro Social, explicó que hombres que tengan antecedentes familiares de cáncer de próstata deben realizarla a los 40 años.

“Para conocer la posible presencia del cáncer de próstata, los hombres deben realizarse la prueba del antígeno prostático específico y una exploración física a partir de los 40 años de edad, en caso de contar con antecedentes familiares del padecimiento. Si no los hay, ambos exámenes deben practicarse desde los 45 años para conocer el estado de esta glándula”, recomendó.

¿Qué pruebas y exámenes pueden detectar el cáncer de próstata?

Los exámenes de detección verifican la presencia del cáncer antes de que la persona tenga síntomas. Es posible que esto ayude a encontrar el cáncer en un estadio temprano.

Si se descubre temprano el tejido anormal o el cáncer, es más fácil tratarlos. Cuando aparecen los síntomas, quizás el cáncer se haya empezado a diseminar.

Es importante recordar que si el médico solicita un examen de detección no siempre es porque piensa que usted tiene cáncer. Los exámenes de detección se realizan cuando todavía no hay síntomas y se pueden repetir de forma periódica.

Aunque no hay exámenes de detección estándar o de rutina para el cáncer de próstata, se usan los siguientes procedimientos para identificarlo:

Prueba del antígeno prostático específico

Un análisis de sangre llamado Prueba del Antígeno Prostático Específico (PSA, por sus siglas en inglés) mide el nivel del PSA en la sangre.

El PSA es una sustancia que produce la próstata. Los niveles del PSA en la sangre pueden ser más elevados en los hombres que tienen cáncer de próstata.

Otras afecciones que afectan la próstata también pueden causar una elevación en los niveles del PSA.Como regla general, mientras más alto sea el nivel del antígeno en la sangre, mayor será la probabilidad de presentar problemas de próstata. Sin embargo, hay muchos factores que pueden afectar los niveles del antígeno, como la edad y la raza.

Algunas glándulas prostáticas producen más antígeno que otras, advierten los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

American Cancer Society advierte que los niveles del antígeno también pueden verse afectados por:

Algunos procedimientos médicos.

Montar en bicicleta: algunos estudios han sugerido que montar en bicicleta puede aumentar los niveles de PSA por poco tiempo (posiblemente porque el asiento ejerce presión en la próstata), aunque no todos los estudios

concuerdan con esto.

Algunos medicamentos.

Un agrandamiento de la próstata.

Una infección en la próstata.

Una próstata agrandada: afecciones como la hiperplasia prostática benigna (BPH), un agrandamiento no canceroso de la próstata que afecta a muchos hombres a medida que envejecen, pueden aumentar los niveles de PSA.

Prostatitis: una infección o inflamación de la glándula prostática que puede aumentar los niveles de PSA.

Eyaculación: esto puede causar un aumento en el nivel de PSA por un periodo de tiempo breve. Por esta razón, algunos médicos sugieren que los hombres se abstengan de eyacular uno o dos días antes de la prueba.

Debido a que muchos factores pueden afectar los niveles del antígeno, su médico es la persona más indicada para interpretar los resultados de la prueba del antígeno. Si los resultados de la prueba del PSA son anormales, el médico podría recomendar una biopsia para determinar si usted tiene cáncer de próstata.

Examen digital del recto

Es otra prueba que ayuda a detectar el cáncer de próstata. Se le conoce como Examen digital del recto (EDR). El médico o enfermero introducen un dedo cubierto por un guante lubricado en la parte inferior del recto para palpar la próstata y detectar si hay masas o cualquier otra cosa que parezca extraña.

Prueba del ARN del gen 3 para el cáncer de próstata (PCA3)

Información del Instituto Nacional de Cáncer revela que si un hombre tiene una concentración alta del PSA y una biopsia de la próstata no muestra cáncer, pero la concentración del PSA sigue alta después de la biopsia, se puede hacer una prueba del ARN del gen 3 (PCA3). Esta prueba mide la cantidad de ARN del PCA3 en la orina después de un EDR. Si la concentración del ARN del PCA3 es más alta que lo normal, otra biopsia podría ayudar en el diagnóstico del cáncer de próstata.

Para el diagnóstico de cáncer se pueden hacer pruebas de seguimiento como una biopsia.

Si una prueba del PSA es más alta de lo normal, se puede hacer una biopsia de próstata. Entre las complicaciones de una biopsia de próstata están la fiebre, el dolor, la presencia de sangre en la orina o el semen y las infecciones de las vías urinarias. Aunque la biopsia muestre que el paciente no tiene cáncer de próstata, la prueba quizás aumente la preocupación de tener la enfermedad en el futuro.

Ahora ya lo sabes, no dejes que aparezcan los síntomas y a partir de los 40 años acude con un urólogo para que te valore y haga las pruebas pertinentes.

Recuerda que la prevención de tu salud, ¡salva tu vida!.