Es común que se utilicen los analgésicos para aminorar ciertos síntomas en enfermedades, pero cuando se toman sin saber a ciencia cierta qué enfermedad nos produce los síntomas podemos ocasionar daños en la salud, en algunos casos irreversibles.

Tal es el caso de utilizar ácido acetilsalicílico (aspirina) cuando se presenta varicela o gripe. Utilizar de este medicamento compuesto de los ácidos acético y salicílico, que además tiene propiedades antiinflamatorias, analgésicas y antitérmicas cuando se tiene gripe o varicela puede ocasionar en los menores de 16 años el Síndrome de Reye.

Este síndrome es un daño cerebral súbito (agudo) y que ocasiona también problemas con la actividad hepática. Esta afección no tiene una causa conocida, pero se presenta en niños que han sido tratados con ácido acetilsalicílico contra la gripe o varicela.

La enfermedad se observa con más frecuencia en niños de 4 a 12 años de edad. La mayoría de los casos que ocurre con varicela se da en niños de 5 a 9 años. Los casos que se presentan con la gripe con más frecuencia se dan en niños de 10 a 14 años.

Los niños con síndrome de Reye se enferman de forma muy repentina. El síndrome a menudo comienza con vómito. Este dura muchas horas. El vómito es seguido rápidamente por un comportamiento irritable y agresivo. A medida que la afección empeora, el niño puede ser incapaz de permanecer despierto y alerta.

Otros síntomas del síndrome de Reye son:

Confusión
Letargo
Pérdida del conocimiento o coma
Cambios en el estado mental
Náuseas y vómitos
Crisis epilépticas

Posición inusual de brazos y piernas (postura de descerebración). Los brazos bien extendidos apuntan hacia el cuerpo, las piernas se mantienen estiradas y los dedos de los pies apuntan hacia abajo.

No hay ningún tratamiento específico para esta afección. El proveedor de atención médica vigilará la presión intracerebral, la gasometría arterial y el equilibrio ácido-básico (pH) de la sangre.