El primero de enero del 2017, Lixi Reed y su esposo Danny se fijaron una meta de año nuevo que podría parecer imposible de cumplir: bajar más de 180 kilos en un año y mejorar su estilo de vida y sobre todo, su salud.

A través de su cuenta de Instagram, ambos documentaron el proceso que incluyó una dieta balanceada, ejercicio, disciplina y sobre todo, fuerza de voluntad.

A poco de que termine el 2017 esta meta de amor se cumplió ya que él logró bajar más de 40 kilos y ella 138, cosa que aseguran, no hubiera sido posible sin el compromiso del otro.