Cuando escuchamos parálisis facial, pensamos en algo lejano que no solo les ocurre a ciertas personas y que es consecuencia de padecer otras enfermedades o que debes tener muchas molestias para tener una parálisis facial. Sin embargo; en esta ocasión me gustaría romper con el este mito de esta enfermedad.

¿Por qué sucede?
Aunque más del 80% de los casos, no tienen una causa específica, actualmente se asocia a altos niveles de estrés, es decir; que se presenta de mayor manera en aquellas personas que se encuentran en periodos de mucho estrés, de manera independiente a otras enfermedades que se pueden padecer.

¿Qué se siente?
En algunos casos se presenta hormigueo, sensación de adormecimiento o dolor, no obstante puede aparecer parálisis facial sin ninguna otra molestia.

Es común que se presente en solo un lado de la cara, se observa una inmovilidad de los músculos faciales, por lo que no es posible controlar el parpadeo y el habla.

¿Se puede prevenir?
No hay un tratamiento específico para prevenir este padecimiento, empero; controlar los niveles de estrés, comer sano y hacer ejercicio, puede ayudar a evitar pasar por estos episodios.

¿Es reversible?
Si, en la mayoría de los casos y con algunos ejercicios es posible rehabilitar esta parálisis, aunque existen casos, en los que la recuperación queda incompleta.

¿Qué debo hacer para evitar una parálisis facial?
Si presentas adormecimiento, dolor o estás pasando periodos de estrés, es recomendable acudir con tu médico, quien podrá darte las indicaciones pertinentes y recetarte algún medicamento si es que lo requieres.

Recuerda que tu salud, es lo más importante, así que no te auto mediques y acude a tu médico de confianza ante cualquier duda.