Nestlé, el gigante suizo de la alimentación, reconoció en un informe interno que más del 60% de sus productos alimenticios «no cumplen con una definición reconocida de salud».

La empresa asumió, también en ese documento, que «algunas de nuestras categorías y productos nunca serán «saludables» por mucho que nos renovemos».

La presentación, distribuida entre los principales ejecutivos este año y divulgada por el medio Financial Times, llamaba la atención sobre algunos datos sorprendentes sobre los elementos nutricionales.

También el documento señala los bajos estándares para la salud que tienen de los productos de Nestlé, la mayor empresa mundial de bienes de consumo rápido con ventas netas de más de 93.000 millones de dólares al año.

Los productos no saludables de Nestlé
Sólo el 37% de los productos de la empresa, calculados por los ingresos y excluyendo artículos como los alimentos para mascotas y la nutrición médica especializada, recibieron una calificación superior a 3,5.

Esta medición pertenece al sistema de calificación de estrellas de la salud de Australia, que puntúa los productos alimentarios sobre 5.

El fabricante de Kit Kat, fideos Maggi y Nescafé llegó a calificar esta calificación como una «definición reconocida de la salud», a pesar de que el 70% de sus productos no alcanzaron ni siquiera el umbral de 3,5.

Las más cuestionadas fueron el 96% de las bebidas, excepto el café puro, y el 99% de sus productos de confitería y helados.

En cambio, el 82% de sus productos de agua y el 60% de sus productos lácteos cumplían el umbral de lo «saludable».

Nesquik, uno de los más peligrosos
Esta bebida que se presenta como «perfecta en el desayuno para preparar a los niños para el día», tiene 14 g de azúcar en una ración de 14 g.

Además incluye cantidades de colorantes y aromatizantes, que aparentemente están diseñados para mezclarse con la leche.

El informe destaca productos como la pizza DiGiorno que contiene el 40% de la cantidad diaria recomendada de sodio, y la pizza de salchichón Hot Pockets, el 48% de la misma.

La respuesta de Nestlé
Al respecto, la empresa dijo «estamos trabajando en un proyecto de toda la empresa para actualizar su estrategia pionera de nutrición y salud».

Y agregaron en un comunicado que «estamos examinando toda nuestra cartera en las distintas fases de la vida de las personas para asegurarnos de que nuestros productos ayudan a satisfacer sus necesidades nutricionales y apoyan una dieta equilibrada.»

Con respecto a las azúcares y el sodio señalaron que «los hemos reducido significativamente, entre un 14 y un 15% sólo en los últimos siete años».

Cuando se le preguntó por el documento filtrado, Nestlé dijo que, «aunque ofrecen productos saludables, debe haber espacio para todo».

«Creemos que una dieta saludable significa encontrar un equilibrio entre el bienestar y el disfrute. Nuestra dirección de viaje no ha cambiado y es clara: seguiremos haciendo nuestra cartera más sabrosa y saludable», señalaron.

En una última declaración, un portavoz de Nestlé India dijo: «nos esforzamos constantemente por aumentar el perfil nutricional de nuestros productos, así como por innovar con ofertas nuevas y nutritivas».

Los peligros de la alimentación no saludable de Nestlé
La profesora de ciencias de la nutrición en la Universidad de Cornell, Marion Nestlé, sin ningún parentesco con la empresa, denunció a las empresas alimentarias por sus engañosas afirmaciones de marketing.

La docente declaró al Financial Times que, en lugar de centrarse en crear opciones alimentarias saludables para los consumidores, las empresas alimentarias están «más interesadas en llenar los bolsillos de los accionistas y se concentran en la cantidad que en la calidad».

También subrayó que, desde hace años, los científicos intentan entender cómo limitar la sal y el azúcar sin cambiar los sabores originales, pero el trabajo no es nada fácil.

Incluso cuando se trata de dañar el medio ambiente, el gigante de la alimentación no se queda atrás.

En diciembre del año pasado, Nestlé se situó por tercer año consecutivo entre los mayores contaminantes del mundo, con 8.633 trozos de plástico, lista en la que también figuran Coca-Cola y PepsiCo.