Con la temporada invernal aumentan las enfermedades respiratorias, por ejemplo, infecciones que afectan a las anginas causando molestias o dificultad para comer, pero si también notas que tienes mal aliento y dolor de garganta, hoy te digo 8 señales de que podrías tener amigdalitis.

¿Qué es la amigdalitis?
La amigdalitis es la inflamación de una o ambas anginas, es decir, las dos masas de tejido que se encuentran en ambos lados de la parte posterior de la garganta, las cuales pueden inflamarse a causa de una infección viral. Sin embargo, algunas bacterias como el estreptococo también pueden provocarla, describe la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos.

Por otra parte, las amígdalas son parte de nuestro sistema linfático, las cuales atrapan a los gérmenes que entran por la boca y la nariz para protegernos contra las infecciones.

Ante la pandemia por Covid-19, es común que podamos confundir algunas infecciones con esta enfermedad viral, pero antes de que te lleves un buen susto, te decimos si ese malestar en la garganta se debe a una amigdalitis, presta atención a los síntomas.

Síntomas de amigdalitis
Inflamación y rojez en las amígdalas
Sensibilidad en los ganglios linfáticos
Parches blancos o amarillentos en las amígdalas
Dolor de garganta y estomacal
Rigidez en el cuello y dificultad al comer
Voz rasposa o ronca
Dolor de cabeza
Mal aliento

La amigdalitis es una infección contagiosa, sobre todo, a través de los besos o al momento de estornudar o toser también puedes pasar los gérmenes y contagiar a otra persona, por ello, lo más recomendable es acudir con tu médico para que te brinde un tratamiento adecuado.

¿Cómo se trata la amigdalitis?
El tratamiento depende de la causa, por ejemplo, si es por virus, lo más probable es que tu propio cuerpo combata la infección, pero si la causa se debe a una bacteria, tu médico te recetará antibióticos para aliviar los síntomas y evitar contagiar a otras personas.

Por otra parte, es muy importante que termines todo tu tratamiento con antibióticos incluso aunque te sientas mejor porque de lo contrario la infección podría regresar o empeorar.

El dolor en la garganta es una de las peores molestias, sobre todo, cuando tienes que hablar mucho. Si todavía no estás tomando medicamento, te compartimos algunos consejos efectivos para disminuir las molestias en las anginas.

Consume alimentos blandos para evitar el dolor al comer
Bebe líquidos tibios o calientes para calmar el dolor en la garganta
Evita fumar, pues este hábito podría irritar tu garganta
Haz gárgaras con agua y sal
Las pastillas con eucalipto y miel también te pueden ayudar

Ahora que ya sabes qué es la amigdalitis, sabrás que acudir con tu médico es la mejor opción para terminar de una vez por todas con ese malestar en la garganta. ¡Cuídate y evita sustos!