A día de hoy, la hernia discal es uno de los problemas de salud más habituales en la sociedad. Los datos señalan que el 1% de la población mundial la padece o la sufre. La hernia discal suele afectar en la mayoría de los casos a la zona baja de la espalda o al cuello y en ocasiones no suelen producir nada de dolor.

Es por ello que puede haber personas que sufren una hernia discal sin sufrir ningún tipo de síntoma y sin darse cuenta de ello. En el siguiente artículo te mostramos algunos de los mejores tratamientos naturales que existen a la hora de mejorar una hernia discal.

La importancia de la dieta para tratar una hernia discal

Una dieta adecuada es clave a la hora de evitar una hernia discal así como tratarla. El mantenerse perfectamente hidratado ayuda a reducir la inflamación que pueda dar lugar a una hernia discal. Lo ideal es el beber de dos a tres litros de agua al día. Se aconseja el seguir una dieta rica en fruta, verduras y cereales como tratamiento de dicha dolencia en la espalda.

Hay ciertos alimentos que se deben evitar ya que favorecen la inflamación de toda la zona afectada. Es el caso por ejemplo de la carne roja, el azúcar o la comida basura.

La fisioterapia y la quiropráctica

Otro de los mejores tratamientos que existen a la hora de tratar una hernia discal es el de la fisioterapia. Gracias a una serie de ejercicios realizados junto a un profesional, la inflamación va desapareciendo, logrando una mejoría en los síntomas. La aplicación de frío y de calor en la zona de la hernia es otro de los tratamientos más efectivos que existen a día de hoy.

En la actualidad, la quiropraxis es uno de los tratamientos más populares debido a la eficacia que tiene. Es esencial que la quiropráctica la realice un buen profesional que sepa lo que hace. Si no se realiza de la manera adecuada, la hernia discal se puede agravar mucho más. La quiropráctica ayuda a rebajar la inflamación en la zona y a rebajar los fuertes dolores.

La fitoterapia

Ciertas plantas medicinales pueden ser bastante eficaces a la hora de tratar la hernia discal sobretodo a la hora de rebajar la inflamación de la zona y aliviar los fuertes dolores. Este tratamiento a base de plantas medicinales tiene el nombre de fitoterapia y para aprovechar al máximo todas las propiedades es importante infusionarlas. Una de las más famosas y populares es la elaborada a base de tomillo, orégano y cola de caballo.

Si quieres elaborar este tipo de infusión debes llenar un cazo con medio litro de agua y añadir una cucharadita de tomillo, de orégano y de cola de caballo. Esperar a que hierva durante unos cinco minutos. Apartar el cazo del fuego y dejar reposar unos 10 minutos. Colar y tomar de dos a tres veces al día. A pesar de ser un tratamiento natural eficaz, es aconsejable el acudir al médico como primera opción a la hora de tratar una hernia discal.

En definitiva, existe una gran cantidad de tratamientos naturales que son bastante eficaces a la hora de prevenir y tratar una afección tan común como la hernia discal. El tratamiento es clave a la hora de poder rebajar la inflamación de toda la zona afectada y aliviar en la medida de lo posible los dolores producidos por tal inflamación. En el caso de sufrir dolores en la zona lumbar y cervical es recomendable el acudir a la consulta médica y a partir de ahí recibir el mejor diagnóstico posible. Esta serie de tratamientos deben ser avalados y supervisados por un médico.