Nuestra boca siempre dice mucho de nosotros, por ello no basta solo con cepillarnos los dientes y visitar a nuestro dentista de manera regular, también debemos cuidarnos desde el interior.

Es por ello que la salud de nuestros dientes y encías depende de nuestra alimentación. Además del calcio y la vitamina D, otros minerales y vitaminas juegan un papel importante para los dientes y encías: fósforo, flúor, vitamina A, B y C.

Todos estos nutrientes son indispensables en la dieta de todas las edades para tener una boca sana y una bella sonrisa.

VITAMINAS Y NUTRIENTES PARA TENER UNOS DIENTES Y ENCÍAS SANOS
  • Calcio: Es un elemento indispensable en la formación de huesos y dientes. El 99% del calcio existente en nuestro cuerpo se encuentra en ellos. La principal fuente de calcio en la alimentación diaria es la leche y sus derivados, los cereales, las verduras u hortalizas de color verde obscuro, las nueces y sardina.
  • Fósforo: Constituye la estructura de los huesos y dientes junto al calcio, se encuentra en alimentos de origen animal como la leche y sus derivados, huevo y pescado. También se puede adquirir en las legumbres, nueces o calabacines.
  • Flúor: Tomado por vía oral es muy útil cuando los dientes están en etapa de formación, el flúor refuerza la estructura del esmalte dental, protege contra la caries y remineraliza el esmalte. Lo podemos adquirir en el agua a diversas concentraciones según la región geográfica, en menor cantidad en alimentos de origen vegetal como: tomates, lentejas, cerezas y papas. En alimentos de origen animal como la sardina, el hígado y pescados frescos.
  • Vitamina D: La vitamina D es muy importante porque facilita la absorción del calcio y el fósforo. Se encuentra en pescados, margarina, huevo, leche y sus derivados.
  • Vitamina C: Interviene en la formación de huesos y dientes, la podemos adquirir en frutas cítricas, tomates, pimiento verde, lechuga, papa y coliflor
  • Vitamina A: De igual manera interviene en la formación de huesos y dientes, su déficit produce alteración de la estructura de los dientes y resecamiento de la mucosa oral, con lo cual aumenta la predisposición a la caries e infecciones. Podemos adquirirla en alimentos de origen animal como el pescado azul, hígado, yema de huevo, mantequilla, queso y leche. También en alimentos de origen vegetal como: melón, zanahoria, mango, espinacas y tomate.
  • Vitamina B2: La podemos encontrar en huevos, leche, queso, hígado y legumbres verdes. Su déficit puede ocasionar inflamación de la lengua, fisuras en los labios y grietas en las comisuras
  • Vitamina B12: Se puede encontrar en carnes, vísceras, huevo, pescado y productos lácteos, puede ayudar a mejorar la periodontitis (enfermedad de la encía y el hueso que da soporte a los dientes).
ADEMÁS DE UNA BUENA ALIMENTACIÓN NO OLVIDE ACUDIR CADA 6 MESES CON SU ODONTÓLOGO.