Ciudad de México— El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) sugiere a los padres de familia que el uso de videojuegos no sea la principal actividad que realicen sus hijos durante el día, y que se impongan horarios para evitar que pasen demasiadas horas frente al televisor o dispositivos electrónicos.

A través de un comunicado, el doctor Antonio Rosales Piñón, jefe de área en la División de Promoción a la Salud del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), resalta que para evitar que esta experiencia se convierta en algo perjudicial no se debe pasar más de una hora al día con los videojuegos y limitar los horarios en fines de semana.

Subraya que es responsabilidad de los padres “seleccionar el tipo de juego de acuerdo a la edad, preferir contenidos didácticos o de entretenimiento que no contengan elementos de violencia o de connotación sexual, o en su caso elegir aquellos que fomenten la actividad física como las consolas de baile o ejercicio”.

Rosales Piñón asegura que pasar muchas horas seguidas jugando puede desarrollar a largo plazo problemas óseos, de articulaciones o de circulación, especialmente espalda, muslos, manos y provocar dolores y enfermedades posturales.

“Por el uso excesivo de videojuegos, puede presentarse sedentarismo, malos hábitos dietéticos, sobrepeso y obesidad, así como problemas del sueño, dificultad para dormir, hipersomnia diurna y episodios de ansiedad y depresión”, detalla.

Comenta que el exceso puede incidir en la salud mental y generar estallidos de ira si se limitan los horarios, cuando la partida termina o se ve entorpecida, “esto genera un nivel de frustración que puede derivar incluso en agresiones físicas contra otras personas, así como en golpes contra partes de muebles u objetos”.

También indica que no es recomendable jugar antes de dormir porque estimula y va en contra del vector sueño, “el juego no debe reducir las horas de sueño, no es recomendable dejar jugar a niños después de las siete u ocho de la noche”, expuso.

El doctor Rosales Piñón resalta que se debe privilegiar la actividad física y en grupos, pues es el mejor medio para aprender destrezas y habilidades cognitivas de todo tipo, incluidas las sociales.

El especialista del IMSS sugiere que en la medida de las posibilidades de cada familia se procure estar más tiempo con los hijos, jugar con ellos, establecer vínculos afectivos y, sobre todo, educarlos con amor y firmeza para el desarrollo de su salud emocional y mental.

Resalta que los padres también pueden ofrecer otro tipo de entretenimientos como juegos de mesa en los que convivan con la familia o con amigos, manualidades, dibujo o lectura.

El especialista del Seguro Social resaltó que la Organización Mundial de la Salud (OMS) define al “trastorno del videojuego” como una adicción, por ello es importante mantener un control sobre esta actividad.