Ajo
El ajo contiene cantidades significativas de algunos micronutrientes como el manganeso, la vitamina B6, la vitamina C y el selenio, y es bajo en calorías.

Es un alimento que funciona como antibiótico natural y tiene propiedades antivirales y antibacterianas, además, puede fortalecer las defensas de nuestro organismo y eliminar virus y bacterias.

Cítricos
Los cítricos, naranjas, mandarinas, limas, limones y pomelos, son unas de las frutas más cultivadas del mundo.

Este alimento se caracteriza por ser fuente de vitamina C, la cual es capaz de potenciar nuestro sistema inmune, prevenir resfriados o catarros y aliviar los síntomas más frecuentes de diversas enfermedades respiratorias.

Cebolla
La cebolla entre sus capas esconde numerosas propiedades nutritivas y medicinales, es rica en minerales y calcio, magnesio, cloro, cobalto, cobre, hierro, fósforo, yodo, níquel, potasio, silicio, cinc, azufre y bromo; y también en vitaminas (A, B, C y E).

Las cebollas combaten enfermedades respiratorias, así como infecciones, tales como la faringitis, laringitis, infecciones pulmonares y afecciones respiratorias.

Yogur
El yogur es un alimento muy completo, sobre todo en vitaminas, proteínas y minerales. Por ello, es un alimento ideal para incluir en nuestra dieta diaria.

Esta clase de lácteos contienen lactobacillus y probióticos que mejoran nuestra salud, fortalecen nuestro sistema inmune y cuidan de nuestro organismo, previene gripes y catarros fuertes.

Agua
Uno de los beneficios de beber agua es que ésta no aporta calorías y contiene sustancias minerales como calcio, magnesio, potasio, sodio, entre otros y en cantidades variables.

El consumo de agua (al menos dos litros al día) ayudará a disolver y combatir la mucosidad, mantenerte hidratada y protegerte de diversas infecciones.