Algunos países europeos suspendieron el uso de la vacuna de AstraZeneca, luego de los informes iniciales en los que 15 personas murieron de miles vacunados luego de aplicarse la dosis de la farmacéutica inglesa, aunque la mayoría reanudó la vacunación después de que la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) recomendara hacerlo el 18 de marzo, pues argumentaron que los beneficios de la vacuna superan cualquier riesgo.

Inclusive, al día de hoy, Alemania impuso restricciones para el uso de vacuna de AstraZeneca a menores de 60 años y si esta población requiere podrán hacerlo después de consultar a un médico y tener un análisis personalizado de los riesgos, pero a qué se debe este extraño problema que provoca la vacuna anticovid de AstraZeneca, esto es lo que sabe.

De acuerdo con la revista Science, un grupo de investigadores dirigido por el especialista alemán en coagulación, Andreas Greinacher de la Universidad de Greifswald dice que la combinación muy inusual de síntomas (coágulos sanguíneos generalizados y un recuento bajo de plaquetas, a veces con sangrado) se asemeja a un efecto secundario poco común de la heparina, un anticoagulante llamado: trombocitopenia inducida por heparina (HIT).

Los científicos, que describieron por primera vez sus hallazgos durante una conferencia de prensa el 19 de marzo, recomiendan una forma de probar y tratar el trastorno y dicen que esto puede ayudar a aliviar las preocupaciones sobre la vacuna. “Sabemos qué hacer: cómo diagnosticarlo y cómo tratarlo”, dice Greinacher.

Varios investigadores le dijeron a la revista Science que estaban convencidos de que la vacuna estaba causando el raro conjunto de síntomas. Si eso resulta ser cierto, podría tener importantes consecuencias para la vacuna, que es una de las piedras angulares del impulso de la Organización Mundial de la Salud para inmunizar al mundo.

La hipótesis del médico alemán ha sido tomada en cuenta en algunos países europeos como dos sociedades médicas alemanas que publicaron comunicados de prensa donde elogiaban la resolución de problema. En los Países Bajos, la Sociedad Holandesa de Medicina Interna instó a los internistas a conocer los síntomas y el curso de acción recomendado. El Reino Unido ha informado oficialmente sólo cinco casos, a pesar de administrar 11 millones de dosis de la vacuna AstraZeneca

Todavía no está claro cómo la vacuna podría desencadenar VIPIT, y no todo el mundo piensa que el caso está cerrado. “Es intrigante, pero no estoy del todo convencido”, dice Robert Brodsky, hematólogo de la Universidad Johns Hopkins.

AstraZeneca, mientras tanto, no ha respondido directamente a los informes de la rara constelación de síntomas, excepto para decir que no aparecieron en ninguno de los ensayos clínicos de la compañía.

«La gente está trabajando como loca detrás de escena para brindar más claridad», dice Saskia Middeldorp, internista vascular del Centro Médico de la Universidad de Radboud, que no estuvo de acuerdo con la suspensión temporal de la vacuna porque dice que los beneficios claramente superan los riesgos.