La inflamación crónica es una de las principales causas de enfermedades en adultos jóvenes y adultos mayores. Al ser una enfermedad silenciosa, no presenta síntomas, hasta que el dolor es insoportable.

La dieta Antiinflamatoria es básica para evitar que tus molestias disminuyan, ya sea dolor muscular, contractura o torceduras.

La inflamación aguda se caracteriza por los siguientes síntomas:
Rojez en la zona de dolor
Sensación de calor
Dolor
Hinchazón

¿Qué debes comer?

Consume grasas saludables
Frutas y verduras ricas en fibra y agua
Proteína animal magra
Alimentos ricos en antioxidantes
La Dieta Mediterránea es el mejor ejemplo para mantenerte bien

Evita estos alimentos

Azúcares añadidos: jarabe de maíz de alta fructosa, fructosa
Refrescos, bebidas gaseosas, zumos de fruta
Panes y cereales empaquetados
Caramelos y golosinas
Grasas trans
Aceites vegetales
Carne procesada
Comida preparada
Alcohol en exceso
Alimentos congelados

Siguiendo estos sencillos tips, notarás que el dolor e inflamación disminuyen. ¡Empieza ya!