En el supermercado existe una gran variedad de alimentos que son creados especialmente para los bebés, entre ellos las papillas de las cuales se pueden encontrar de distintos sabores, sobre todo aquellas que son hechas con fruta. Y aunque son para los más pequeños del hogar, algunos adultos las siguen consumiendo ya que son deliciosas.

Las papillas de bebé que venden en el supermercado, aunque contienen en gran medida frutas también están hechas con otros ingredientes. A continuación, te contamos si son realmente saludables.

Cuando algunos bebés ya se pueden alimentar de otros productos además de la leche materna, los padres recurren a las papillas y aunque lo ideal es que sea una casera, lo cierto es que también para algunas personas les resulta más fácil comprar aquellas que venden en los supermercados.

De acuerdo con un estudio realizado por El poder del consumidor, las papillas para bebé comerciales están hechas principalmente de frutas de las cuales se obtienen azúcares. Además, también contiene un poco de sal y una cantidad mínima de grasa.

El análisis hecho por El poder del consumidor menciona que, dependiendo la marca y la cantidad de papilla contenida en un envase, un producto de 170 gramos cuenta con 18.6 gramos de azúcares añadidos, los cuales son considerados un exceso para un bebé, menciona la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La OMS recomienda que niños menores de 2 años no consuman azúcares añadidos. Las papillas de bebé que venden en los supermercados contienen aproximadamente el equivalente a 3.72 cucharadas cafeteras de azúcares.

Aunque las frutas sin duda son alimentos que son considerados saludables y que contienen diversos beneficios, las que se utilizan para realizar las papillas del super son procesadas y al removerles la pulpa y la fibra, entre otros nutrientes, solamente se quedan los azúcares, los cuales si se consumen en exceso pueden traer consigo algunos padecimientos.

Lo ideal es preparar papillas naturales ya sean de frutas o verduras, ya que así se controla el tiempo de cocción y la cantidad de nutrientes que contienen y que son las adecuadas para los bebés.