A veces, cuando sentimos que la cabeza nos “explota”, un diclofenaco es sin duda el “salvador” perfecto… Sin embargo, pasado el malestar, te has preguntado, ¿qué efectos secundarios puede ocasionar esta pequeña gragea?

Bueno, para empezar, debes saber que este medicamento, el cual también puede ser inyectado, sirve como un antiinflamatorio y analgésico para tratar el dolor causado por artritis, lumbalgia, gota en fase aguda, migraña e inflamación postraumática.

Efectos secundarios y contraindicaciones…

Aunque el diclofenaco no requiere receta médica para su compra, es importante que éste sea recetado por un experto de la salud, ya que pueden existir reacciones adversas.

1. Tracto gastrointestinal

Náuseas, vómito, diarrea, calambres abdominales, y en raras ocasiones, hemorragias gastrointestinales y úlcera gástrica.

2. Sistema nervioso central

Mareos, irritabilidad, convulsiones, depresión, ansiedad y reacciones psicóticas.

3. Piel

Erupciones cutáneas, dermatitis exfoliativa, caída de cabello, sensibilidad a la luz.

4. Casos aislados

Asma, hepatitis con o sin ictericia, dolor torácico, insuficiencia cardiaca y, en el caso de inyección, dolor local y endurecimiento.

De acuerdo a la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), se debe evitar el uso de diclofenaco en mujeres embarazadas y en lactancia, así como en pacientes con algún daño renal o intestinal.