Estados Unidos.- Además de provocar la COVID-19, el nuevo coronavirus también puede conducir a la conjuntivitis, y los investigadores chinos afirman que el virus podría propagarse a través de las lágrimas.

De 38 pacientes con COVID-19, una docena también tenían conjuntivitis, encontró un nuevo estudio. En dos pacientes, había coronavirus en los fluidos tanto nasales como oculares.

«Algunos pacientes con COVID-19 tienen síntomas oculares, y quizá los coronavirus nuevos se encuentren en las secreciones conjuntivales de los pacientes con COVID-19», comentó la investigadora, la Dra. Liang Liang, del departamento de oftalmología de la Universidad China de las Tres Gargantas, en Yichang.

La conjuntiva es una capa delgada y transparente de tejido que recubre al párpado interior y cubre la parte blanca del ojo. Liang dijo que el coronavirus podría invadirla en pacientes con una neumonía grave de COVID-19.

Eso significa que el virus se puede propagar si alguien se frota un ojo infectado y luego toca a otra persona, o durante un examen ocular, sugirieron los autores del estudio.

Mientras más grave es la COVID-19 de un paciente, más probable es que también tenga conjuntivitis, según el informe, que se publicó en línea el 31 de marzo en la revista JAMA Ophthalmology.

Dados estos hallazgos, los médicos y los enfermeros que tratan a pacientes con COVID-19 deben usar gafas protectoras además de otros tipos de ropa, gorros y guantes de protección, planteó Liang.

Reaccionando a la investigación, una oftalmóloga de la ciudad de Nueva York dijo que las personas deben tomar medidas para prevenir la conjuntivitis. Esto incluye evitar tocarse los ojos y la cara, y usar gafas en lugar de lentes de contacto durante el brote de coronavirus.