La manera en que las personas se perciben en relación al lugar que viven, cómo se ocupan y sus posibilidades, tiene una influencia directa en la salud del corazón.

Según una nueva investigación publicada en el Journal of the American Heart Association, una revista de la Asociación Americana del Corazón, la mala percepción de sí mismos que tienen los adultos hispanos/latinos de EUA, puede ser un factor importante que impacte negativamente a la salud cardiovascular en general.

CORAZONES ENFERMOS, UNA CONSTANTE

Según datos de la Asociación Estadounidense del Corazón, durante 2018, las enfermedades del corazón mataron a 30,584 hombres hispanos y 25,983 mujeres hispanas de todas las edades.

Los datos son poco alentadores, pues el 52% de los hombres hispanos y el 43% de las mujeres hispanas en EUA padecieron una enfermedad cardiovascular Este es el primer estudio que indicaría que, para las personas de origen hispano y latino, el estatus social subjetivo (autopercibido) debe vincularse con el estatus social objetivo (medido por criterios establecidos) en la evaluación de la salud cardiovascular general.

El estudio concluyó que “la experiencia subjetiva influye en qué tanto nos cuidamos y cómo interactuamos con los demás. A lo largo de la vida, estas acciones diarias pueden tener un impacto significativo en la salud”.

La implicación clínica, que es una sensación percibida de alto estatus social, podría ser protectora, especialmente a nivel de la población, donde las pequeñas diferencias que se agravan con el tiempo son importantes”.