Una dieta balanceada es clave para nuestra salud. ¡Lo sabemos! Así como la mayor parte del tiempo creemos que comemos las cantidades de nutrientes que el cuerpo necesita, hasta que pasa algo; un dolor por aquí o por allá. Es cuando descubrimos que tenemos una deficiencia, por ejemplo, nos falta magnesio.

¿Qué es el magnesio y para qué sirve?

De acuerdo a la National Institute of Health Office of Dietary Supplements, es un nutriente que el cuerpo necesita para: regular la función de los músculos, el sistema nervioso, los niveles de azúcar en la sangre y la presión sanguínea. También, contribuye a formar proteínas, masa ósea y ADN.

¿Cuánto magnesio necesitamos?

Las cantidades dependen de la edad que se tenga y del género. Aquí te proporcionamos una tabla que te puede orientar:

Adolescentes entre 14 a 18 años (hombre) 410 miligramos

Adolescentes entre 14 a 18 años (mujer) 360 miligramos

Hombres 400 a -420 miligramos

Mujeres 310 -320 miligramos

Adolescentes embarazadas 400 miligramos

Mujeres embarazadas 350 -360 miligramos

¿Qué saber si me falta magnesio?

Puede que la deficiencia de este nutriente no sea tan evidente como en el caso de la vitamina C o la vitamina D. Sin embargo, y con información de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, si hay algunas señales:

Movimiento anormal de los ojos (nistagmo): rápidos, involuntarios y pueden ser de arriba hacia abajo o de derecha a izquierda.

Fatiga

Espasmos o calambres musculares

Debilidad muscular

Entumecimiento

Pérdida de apetito

Vómito

estreñimiento

Debilidad

En casos extremos de una falta de magnesio, una persona puede experimentar:

Convulsiones

Cambios de personalidad

Anomalías en el ritmo cardíaco

El cuerpo está diseñado para controlar lo más posible los daños de una mala dieta. En personas sanas que no ingieren lo suficiente de este nutriente, los riñones ayudan a retener el magnesio.

Sin embargo, si se tiene diabetes tipo 2, enfermedades gastrointestinales o ya se tienen más de 60 años, el organismo no responde igual. Por ello es tan importante tener una dieta que contenga magnesio.

Fuente de magnesio

Este nutriente lo puedes obtener muy fácilmente y en las cantidades que se recomiendan. Los principales alimentos que lo contienen son: legumbres, nueces, semillas, cereales integrales, espinaca, leche, yogur y cereales que estén fortificados.

También hay suplementos dietéticos que lo aportar, sin embargo, no todos son de tan fácil absorción. Los más idóneos: aspartato de magnesio, citrato de magnesio, lactato de magnesio y cloruro de magnesio.

¡Ya no hay excusas para no tener un buen nivel de magnesio!