Los expertos advierten que las personas más proclives a padecer depresión, son aquellas que el tiempo se les queda corto e intentan cumplir con más de lo que realmente pueden. Es por ello que una enfermedad mental como la depresión es más frecuente en mujeres que hombres.

No es para nada fácil el compaginar un trabajo con el de ama de casa. Hay una serie de factores que pueden desencadenar diferentes episodios de depresión en una persona como puede ser el despido en el trabajo o la ruptura sentimental con la pareja. Sin embargo, puede haber otra serie de causas que pueden llegar a alterar el buen funcionamiento del cerebro.

La causa principal de la depresión

Hasta hace unos años se creía que la falta de serotonina en la actividad cerebral era la principal causa de la depresión. Además, hay una serie de medicamentos específicos para ello que no funcionan a la hora de tratar una depresión.

Hay estudios que señalan que la inflamación del cerebro puede ser el gran causante de la citada depresión ya que la misma provoca una disminución en el número de neuronas y una mala comunicación entre ellas.

Son muchas las personas que no saben distinguir lo que es estar triste con estar deprimido. La verdad es que la línea que entre ambos estados es bastante fina, de ahí la confusión. También, hay que saber exactamente lo que se tiene con el fin de iniciar el mejor tratamiento posible.

Cómo distinguir la tristeza de la depresión

A día de hoy son muchas las personas las que se sienten deprimidas, cuando en realidad están tristes y apáticas ante la vida. La depresión es algo bastante serio ya que se trata de una enfermedad mental que se debe tratar de la manera más rápida posible para evitar males mayores.

Hay que empezar por decir que aunque la tristeza es un síntoma bastante claro de la depresión, no se tratan de sinónimos. Es normal el sentirse triste por un determinado hecho como la pérdida de un ser querido o el quedarse sin trabajo.

La tristeza suele ser de carácter temporal y no va a producir cambios tan bruscos en el cerebro. Es verdad que en muchos casos, la tristeza suele ser la antesala a la depresión. El estar triste unido a otra serie de factores como unos altos niveles de estrés o el contar con el poco apoyo de personas, puede provocar que la persona termine teniendo depresión.

A qué se puede deber el bajo estado de ánimo
Si puedes identificar sin problema alguno la causa por la que estás desanimada y sin ganas de nada es posible que lo que sufras es un episodio de tristeza. En muchos casos los expertos en el tema hablan de una depresión enmascarada, ello ocurre cuando predominan los síntomas físicos sobre otro tipo de síntomas.

Por tanto una persona a la que duele mucho la cabeza puede estar bastante irritable pero no triste.

Señales que indican que se padece depresión

Una persona que padece depresión no puede llevar una vida normal debido a una serie de síntomas evidentes. Se puede hablar de depresión si dicha persona padece tales síntomas durante al menos unas dos semanas.

No se disfruta de nada, ya sea de la familia o del trabajo.

La persona pierde peso o aumenta de peso de manera rápida.

Cierta dificultad a la hora de dormir.

Falta de energía durante todo el día.

Falta de capacidad de concentración.

Pensamientos suicidad a cada momento.

No siente placer por nada.

Ante ello, la persona debe acudir rápidamente al médico para recibir un diagnóstico y empezar un tratamiento que le permita superar tal problema mental. Como has podido ver, no es lo mismo el estar triste de manera puntual que el estar con depresión.