Con la llegada del covid-19 se ha determinado que la pérdida de olfato es un síntoma de este virus y, tras haber combatido la enfermedad, la pérdida de olfato persiste en muchos de los pacientes recuperados o bien la pérdida de olfato puede deberse a otras enfermedades. Por ello te diremos lo que los especialistas recomiendan para recuperar el olfato. ¡Sigue leyendo!

El sentido del olfato es clave para determinar el estado de los alimentos, detectar peligros en el ambiente o bien disfrutar de un delicioso aroma.

La pérdida del olfato (ya sea mínima, parcial o total) puede tener un efecto muy negativo en nuestra calidad de vida y para tu sorpresa, es más común de lo que te imaginas.

Información de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (Seorl-CCC) indica que la pérdida de olfato puede ser transitoria o irreversible. También puede ser o bien una pérdida total de la capacidad de detectar olores (anosmia), o una incapacidad parcial de procesar los diferentes aromas (hiposmia).

En algunos casos también puede darse la pérdida de olfato y gusto al mismo tiempo,debido a que se produce simultáneamente una estimulación olfativa a la masticación y la deglución. Es decir, que las sensaciones olorosas y gustativas terminan integrándose y, por tanto, son difíciles de distinguir una de otra.

Causas de la pérdida de olfato repentina

Enfermedades nasales y/o sinusales: las más comunes son la sinusitis, alergias nasales o rinitis.

Infección en las vías respiratorias altas: una gripe o un resfriado común donde debido a la congestión nasal también se produce una pérdida transitoria del olfato.

Bloqueos en la nariz: el desarrollo de pólipos nasales, las deformidades en el tabique nasal o el crecimiento de tumores en el revestimiento nasal también influyen en el olfato.

Consumo de medicamentos: Medicinas que contienen estrógenos, nafazolina, descongestionantes nasales o productos a base de zinc pueden reducir la capacidad de percibir olores.

Otras causas: trastornos endocrinos, problemas neurológicos, traumatismos craneales, cirugía nasal y/o sinusal, radioterapias en el rostro o la cabeza y algunas deficiencias nutricionales también pueden alterar el sentido del olfato.

Pérdida del olfato por covid-19

Un estudio publicado en la revista European Archives of Oto-Rhino-Laryngology, revela que en torno al 80% de los pacientes diagnosticados con covid-19 refiere una pérdida total del sentido del olfato (anosmia) y el 88% algún grado de alteración del gusto.

La pérdida completa o parcial del olfato, puede aparecer como una de las primeras manifestaciones de la enfermedad.

Muchos pacientes, al cabo de un tiempo, terminan recuperando el olfato y el gusto, pero un 20% podrían tardar meses en recuperarlo.

Cómo recuperar el sentido del olfato

La falta de olfato (llamada anosmia) tiene tratamiento médico y, además, el olfato se puede volver a entrenar y suele recuperarse luego de días o de semanas o de meses incluso, siempre depende del momento en el que se consulta. En 2009, un grupo de investigadores alemanes liderados por el especialista Thomas Hummel describió esta maravillosa posibilidad de reentrenar el olfato gracias a la plasticidad cerebral.

¿Cómo se puede reentrenar el olfato? Por medio del entrenamiento olfativo, se diseña un protocolo individualizado, según las prioridades de cada paciente .

La base del entrenamiento es que el paciente asocie el olor con su memoria (evocando recuerdos con esa sustancia). Se debe realizar el ejercicio durante 5 segundos a 5-10 minutos, tres o cuatro veces por día.

Los expertos recomiendan no pasar de un olfato a otro, hasta que esté bien identificado un olor.

El entrenamiento olfativo basado en la estimulación repetida es una experiencia que mejora las habilidades olfativas.

Si tú o algún ser querido sufren de pérdida de olfato, es importante que acudan con un otorrinolaringólogo para que le realice las pruebas pertinentes y determinar el tratamiento a seguir.