La diabetes es una enfermedad que afecta prácticamente todos nuestros órganos, incluyendo los ojos. Conoce más sobre las cataratas y la diabetes, el factor que acelera su aparición, cómo detectarlas y tratarlas.

Las cataratas, aparecen cuando el lente natural de nuestros ojos o cristalino, se nublan u opacan, afectando la visión. Los especialistas coinciden en que todos las tendremos en un nivel u otro, pues la mayoría de ellas se asocian con el envejecimiento.

Sin embargo, algunos factores pueden propiciar su aparición temprana, tal es el caso de la diabetes. En Salud180, platicamos con la Dra. Erika Fernández, presidenta de la Sociedad Médica de APEC, Hospital de la Ceguera, sobre cómo influye esta enfermedad en las cataratas y otros datos importantes sobre este problema visual.

¿Cuál es la función del cristalino y qué causa su opacidad?
El cristalino, es un lente al interior del ojo, con alrededor de 22 a 24 dioptrías, necesarias para ver. Su función, es ayudar a enfocar la luz o una imagen sobre la retina; la luz pasa a través del cristalino y, al llegar a la retina, se convierte en señales nerviosas que se envían al cerebro. Por lo tanto, para recibir una imagen clara, debe ser transparente.

Sin embargo, la Dra. Fernández explica que, con el tiempo, este cristalino se comienza a opacar. Esto es parte de los cambios de la edad, provocando una opacidad de color ámbar o café, que es lo que se conoce como catarata.

Si bien la edad es el principal factor para su aparición, la especialista señala que, en segundo lugar en nuestro país, se encuentra la diabetes mellitus.

En ese sentido, los pacientes con diabetes pueden tener cataratas a una edad más temprana o, además de los cambios de la edad, tener otras alteraciones, por ejemplo, no sólo tener una opacidad ámbar, sino blanca, mezclándose dos tipos de cataratas: por diabetes y edad.

¿A qué edad suelen aparecer las cataratas?
De acuerdo a la Dra. Fernández, en un paciente promedio, las cataratas suelen presentarse alrededor de los 60 años, sin embargo, en caso de las personas con diabetes, pueden aparecer más temprano, dependiendo la edad a la que empezó con la enfermedad.

Es decir, si una persona tiene diabetes desde los 20 años, como en la diabetes tipo 1, puede presentar cataratas a los 25 o 30 años de edad; si comenzó a los 35 o 40 su enfermedad, puede presentarlas a los 50 o 55 años.

¿Cómo influye la diabetes en la aparición temprana de cataratas?
La diabetes, es una enfermedad que se asocia con el aumento del azúcar en la sangre. Esto es causado porque el páncreas no produce insulina suficiente o el organismo no usa eficazmente la insulina. El problema, es que, si no se controla, este aumento del azúcar en la sangre daña muchos órganos y sistemas, incluyendo los ojos.

Existen diferentes problemas visuales asociados a la diabetes, pero en el caso de las cataratas, la Dra. Fernández comparte que la forma como afecta al cristalino, tiene que con la respuesta del cuerpo a los niveles altos de azúcar en la sangre.

La glucosa, al estar en exceso, se convierte en alcohol sorbitol, pues el cuerpo necesita hacer algo con ella; este sorbitol entra en el cristalino, jalando o trayendo agua con él, lo cual lo opaca.

Para entenderlo, la doctora describe que el cristalino es transparente porque se mantiene deshidratado, pero al atraer agua hacia él por el sorbitol, se opaca, de ahí que las personas con diabetes tengan mayor riesgo de cataratas, mezcladas con la edad.

Por lo tanto, para reducir el riesgo, es indispensable mantener un buen control de la enfermedad, siguiendo las indicaciones de tu médico para lograr niveles adecuados de azúcar en sangre. De esta forma puedes ayudar a que la catarata no avance tan rápido.

¿Cuáles son los síntomas de cataratas?
Aunque la visión borrosa u opaca es el síntoma más conocido de las cataratas, no es el único. La especialista subraya que los tres principales son visión borrosa, deslumbramiento y opacidad de los colores.

Es decir, es posible que al ir manejando por la noche, las luces de los autos te deslumbren, incluso, las lámparas o la luz del sol pueden parecerte muy brillantes. Por otro lado, los colores se ven menos brillantes y desteñidos.

Los síntomas pueden presentarse desde las primeras etapas de la catarata, cuando se está formando, comenzando con visión borrosa y puede avanzar en cuestión de meses o años.

¿En qué consiste la cirugía para cataratas?
Hasta hoy, el único tratamiento para las cataratas es la cirugía. Según la Dra. Fernández, esta consiste en realizar unas pequeñas incisiones por donde se introduce un instrumento muy delgado al ojo para deshacer la catarata o cristalino opaco, con ayuda de un ultrasonido.

Una vez que esto se logra, se coloca, en sustitución, un lente intraocular muy delgado, que se expande en el interior, con 20 a 24 dioptrías, dependiendo de cada paciente.

Sobre cuándo es el mejor momento para operar, de acuerdo a la especialista, al medir la visión con una cartilla, cuando el paciente ya no ve las letras pequeñas de abajo (unas 3 líneas hacia arriba, es decir el 20/30), se considera que la catarata es quirúrgica.

En porcentaje de visión, sería 70 u 80 por ciento, no se debería esperar más. Es importante tener en cuenta que no se operan los dos ojos al mismo tiempo, si tienes cataratas en ambos, primero se opera uno y, a partir de pasada una semana, el otro.

Una vez realizada la cirugía, deberás tener cuidados básicos, como no hacer esfuerzos ni agacharte o frotar tus ojos, además de ponerte gotas de antibiótico según lo indique tu oftalmólogo.

¿Se puede volver a formar catarata en un ojo operado por catarata?
Al ya no ser el cristalino natural, no se puede volver a formar una catarata en un ojo que se sometió a cirugía. Sin embargo, la Dra. Fernández explica que la membrana transparente que soporta el lente, es muy delgada y puede opacarse con el tiempo.

Esto no ocurre en todos los pacientes, pues depende de su cicatrización, sin embargo, en alrededor de un 20 por ciento de los casos, hay que limpiar esta opacidad con láser para que no vaya a empañar la visión. Sin embargo, no se trata de una catarata, sino una opacidad detrás del lente.

Sin duda, nuestros ojos son fundamentales para cada momento de nuestro día a día, cuídalos. Si presentas síntomas de cataratas o cualquier cambio en tu visión, o dolor de ojo, acude a tu oftalmólogo para recibir un diagnóstico y tratamiento adecuado.

Finalmente, recuerda siempre mantener bajo control cualquier enfermedad crónica, para reducir el riesgo de complicaciones.