Veracruz.- Investigadores de la Universidad Veracruzana indican que el confinamiento por coronavirus puede generar alteraciones en el reloj biológico y causar diabetes, cáncer, depresión entre otras alteraciones.

Mario Caba Vinagre y José Enrique Meza Alvarado, coordinador e investigador del Centro de Investigaciones Biomédicas, respectivamente, de la Universidad Veracruzana, durante la conferencia «Efecto de la cuarentena en mi reloj biológico», indicaron que los periodos de luz y oscuridad de la tierra de 12 horas cada uno impactan en los organismos y los clasifican como diurnos o nocturnos.

Los humanos son clasificados como diurnos: caseros en adultos durante la cuarentena
Mario Caba mencionó que los periodos de luz y oscuridad que tiene la Tierra —que duran 12 horas cada uno— impactan directamente en los organismos que la habitan, de ahí que algunos sean diurnos y otros nocturnos.

Los seres humanos somos diurnos porque realizamos nuestras actividades en el día y en la noche dormimos.

“Si pudiéramos ver al interior de nuestra fisiología, nos daríamos cuenta de que todo cambia durante el día y la noche. Por ejemplo, la hormona cortisol se eleva en las mañanas y disminuye a lo largo del día; por el contrario, la hormona melatonina se secreta únicamente de noche y disminuye en la madrugada.»

El especialista detalló que las actividades realizadas durante el día y la noche son dictadas por un reloj biológico que se encuentra en nuestro cerebro y recibe la información a través de la retina, a esto se le llama ritmos circadianos y duran aproximadamente 24 horas.

Cuando el cuerpo funciona de manera correcta el reloj biológico sabe qué hacer y sincroniza a los órganos para que funcionen a la hora correcta, pero qué pasa cuando existe un distractor de este reloj (como l cuarentena).

Cuando el reloj biológico es alterado se le conoce como cronodisruptor. Las cronodisrupciones pueden tener consecuencias graves para el organismo. Se ha encontrado que ciertas personas expuestas a la luz de las computadoras, juguetes electrónicos, tablets o celulares, presentan una supresión de la hormona melatonina, lo que ocasiona una serie de problemas: mayor probabilidad de desarrollar cáncer de mama o de próstata, obesidad o diabetes, disrupción total del sueño que produce una fatiga y problemas emocionales como la depresión.

El especialista dijo que en la aplicación del distanciamiento social muchas familias se han expuesto a cronodisrupciones y han aumentado el uso de estos dispositivos electrónicos. Para evitar estas alteraciones se deben establecer horarios y actividades para evitar el desarrollo de enfermedades como diabetes, cáncer, depresión, trastornos socioafectivos, trastornos del sueño, úlceras y envejecimiento prematuro.

Esta información se dio a conocer en el marco del programa «Tardes de ciencia”, de la Dirección General de Investigaciones de la Universidad Veracruzana a través de plataformas digitales.