La inclusión de almendras en la dieta diaria puede ayudar a controlar y disminuir los niveles de glucosa en la sangre en pacientes con diabetes y prediabetes.

Una porción de 23 almendras tienen el mismo contenido de proteína que 30 gramos de queso o carne.

Esa porción ofrece un potente paquete de nutrimentos: 6 gramos de proteína, para combatir el hambre, 4 gramos de fibra dietética, 7,3 miligramos de vitamina E, 76 miligramos de magnesio y 210 miligramos de potasio.

Además tienen grasas buenas, como monoinsaturadas y poliinsaturadas, que son las grasas que cuidan las arterias, los tejidos y la vitamina E que es un antioxidante, lo que ayuda al paciente con diabetes al mantenimiento e integridad de sus tejidos.

La diabetes es una enfermedad que se ha incrementando en todo el mundo. Según el más reciente reporte del 2019 de la Federación Internacional de Diabetes, más de 463 millones de adultos en todo el mundo la padecen.

Se estima que tan solo en México hay al menos 13 millones de personas con diabetes.

GLUCOSA CONTROLADA

En estudios realizados por la Almond Board of California, se pudo demostrar que el consumo de almendras ayuda a controlar la glicemia y modera los niveles de glucosa en la sangre.

Con respecto al colesterol sucede lo mismo. Cuando una persona tiene diabetes, el daño también se da en el sistema cardiovascular y lamentablemente el 50 % de diabéticos van a desarrollar problemas de hipertensión.

Asimismo, el consumo de almendras durante las comidas reduce la glucemia postprandial y la ingestión crónica reduce la hemoglobina.