En la actualidad, son muchas las personas que día a día hacen uso de prendas ajustadas que se les entallan al cuerpo marcando distintas zonas de este. Una tendencia que triunfa sobre todo entre la gente más joven y que, aunque muchos no lo sepan, puede llegar a tener consecuencias de lo más negativas. Dicho de otro modo, vestir con prendas muy ajustadas puede causar daños a la salud que pueden ir desde una mala circulación sanguínea hasta la aparición de heridas.

Además, la Fundación Española del Corazón establece que una prenda se considera demasiado ajustada cuando no permite el movimiento de la persona o de su cuerpo de una manera natural e incluso, les hace tener una postura demasiado erguida llegando a tener que meter constantemente la barriga hacia dentro y dejando marcas en la piel tras quitarse la ropa. Por lo tanto, si no se pueden levantar los brazos, abrir las piernas de manera natural, agacharse o llevar a cabo movimientos que pueden hacerse en el día a día, será conveniente no utilizar esa ropa y optar por otro tipo de prendas menos entalladas.

No lleves ropa demasiado ajustada
No obstante, para tener más claro la importancia de no llevar ropa excesivamente ajustada es fundamental conocer las razones de salud de mayor peso que se encuentran detrás de esta recomendación. Algunas de ellas son:

Peor circulación sanguínea: Al llevar ropa ajustada en exceso, el movimiento de sangre en las venas se va estancado y esto hace que algunas zonas del cuerpo puedan dormirse e incluso, producirse lesiones de nervio o lo que es lo mismo, hormigueo o entumecimiento.

Varices: Los problemas de retorno de sangre provocan que las venas se vea más dañadas y esto, junto con un estilo de vida saludable, favorece la aparición de varices. Algo que, sobre todo a nivel estético, suele ser un problema para muchas personas.

Reducción de la fertilidad: Si los hombres llevan prendas muy ajustadas en su zona íntima, el sudor o aumento de temperatura que suele producirse puede dificultar la creación de espermatozoides. Además, el hecho de que los testículos estén algo presionados por la ropa hace que el riego sanguíneo de los mismos sea menor y a consecuencia de ello, la temperatura suba siendo más difícil fabricar esperma y por lo tanto, tener hijos.

Heridas: El calor y roce que surge a consecuencia de llevar ropa ajustada puede dar lugar a la aparición de heridas, eccemas, granos u otro tipo de problemas en la piel que se traducen en consecuencias negativas para la salud.
Celulitis: Cuando las prendas son muy entalladas, como se ha comentado anteriormente, provocan la mala circulación y a su vez, la formación de bultos de grasa. Algo que, en conclusión, se traduce como la aparición de la conocida piel de naranja o lo que es lo mismo, celulitis.

Mala digestión: Tras comer, es importante sentirse cómodo para poder realizar una buena digestión. Algo que será imposible si se lleva una camiseta o pantalón demasiado ceñido. Dicho de otro modo, si ya de por si la ropa es entallada, tras comer la tripa suele hincharse y esto empeora la situación.

Falta de aire: La respiración se puede ver muy afectada por usar ropa ajustada. De hecho, la persona suele sentirse falta de oxígeno y no es para menos, ya que los pulmones y la zona del diafragma están tan presionadas que son incapaces de actuar con normalidad.

Estreñimiento: Si los intestinos se encuentran presionados por la ropa no realizan su actividad de la misma manera. En definitiva, su movimiento no es el correcto y esto provoca que surja el estreñimiento o lo que es lo mismo, tener menos evacuaciones de las normales.

Problemas de espalda: Al llevar ropa ajustada ciertas posturas se realizan de una manera muy forzada y esto provoca que los músculos hagan esfuerzos innecesarios que pueden tener como consecuencia dolores de espalda o problemas de vértebras, entre otros.

Ropa cómoda, una auténtica apuesta
Son muchas las consecuencias negativas que tiene para la salud utilizar prendas demasiado ceñidas. Por lo tanto, antes de padecer los problemas que han sido comentados anteriormente, será bueno replantearse qué tipo de prendas usar y durante cuantas horas. Dicho de otra manera, no es lo mismo llevar una prenda muy apretada durante un par de horas que durante todo un día de trabajo. Por ello, se recomienda seguir los consejos aportados previamente en el día a día y en caso de querer usar una prenda demasiado entallada, no tenerlo por costumbre ni llevarla durante muchas horas.

Sin embargo, no hay nada como utilizar ropa cómoda cada día. Esto no implica que deba ser holgada o lo que es lo mismo, ancha. Existen muchas prendas que, dentro de una normalidad, son ajustadas o entalladas al cuerpo y no provocan daños a la salud ni consecuencias de lo más negativas tal y como se ha comentado anteriormente.