Los resultados de un estudio que compara el bienestar de niños y niñas que crecen en familias con madres solteras por elección y padres heterosexuales biparentales demostró que no hay diferencia, en términos de la relación con mamá y papá, para el desarrollo del pequeño o pequeña.

“A los niños de ambos tipos de familias les está yendo bien en términos de bienestar”, señaló la titular de la investigación Mathilde Brewaeys, investigadora del Centro de Expertos en Disforia de Género del Centro Médico de la Universidad de Amsterdam.

El estudio reveló que las madres solteras por elección y sus hijos reciben un buen apoyo social, enfocándose principalmente en el asesoramiento que reciben para criar a su hijo sin pareja.

“A los niños de ambos tipos de familias les está yendo bien en términos de bienestar”, señaló la titular de la investigación Mathilde Brewaeys, investigadora del Centro de Expertos en Disforia de Género del Centro Médico de la Universidad de Amsterdam.

El estudio reveló que las madres solteras por elección y sus hijos reciben un buen apoyo social, enfocándose principalmente en el asesoramiento que reciben para criar a su hijo sin pareja.

¿Cómo se desarrolló la investigación?

Para el estudio encabezado por Mathilde Brewaeys se comparó a un total de 69 madres solteras por elección contra 59 madres de familia biparentales, en ambos casos que contaran con un hijo o hija de entre 1.5 y 6 años de edad.

Los resultados del mismo se estudiaron a partir de la red de apoyo social a la madres y el bienestar de los niños entre ambos tipos de familias a través de tres cuestionarios validados. El análisis de ellas extrajo las siguientes tres conclusiones principales:

  • No hubo diferencias significativas en la participación emocional o el estrés de los padres entre los tipos de familia
  • Las madres solteras por elección mostraron puntuaciones significativamente más altas en el apoyo social que recibieron, pero también en buscar más apoyo social
  • No hubo diferencias significativas en el comportamiento problemático interno y externo de los niños (bienestar) entre ambos tipos de familias.

Derivado de tales resultados, la investigación informó que las niñas y niños criados con madres solteras por elección disfrutan de una relación padre-hijo similar a la de los pequeños crecidos en familias heterosexuales biparentales.

La doctora Brewaeys indicó que en cuanto a las madres solteras por elección, reciben dos tipos de apoyo social. El primero enfocado en su núcleo más cercano como familiares, amigos, vecinos e incluso una niñera; mientras que el segundo grupo se incluye apoyo de profesores, médicos de familia, pediatras y artículos sobre la crianza de niños y niñas.

“Una red social sólida es de vital importancia. Así que yo recomendaría que todas las mujeres que consideran la maternidad soltera por elección se aseguren de tener una red social sólida”, abundó la investigadora.

En este mismo tenor indica que es de suma importancia la cercanía de la mamá soltera por elección con sus padres, hermanos, amigos y vecinos, ya que a través de ellos podrán compartir su sentir, por lo que exhortó a “nunca tener miedo a pedir ayuda”.

“A los niños de familias con madres solteras por elección les va tan bien como a los de familias heterosexuales biparentales”, puntualiza el estudio.

La mayoría de las mamás que participaron para desarrollar esta investigación eran mujeres económicamente estables, con educación superior y con relaciones de pareja significativas en el pasado.