Ayer jueves fué cumpleaños del entrenador canino mexicano, César Millán, mejor conocido como ‘El encantador de perros’, un mexicano que ha hecho su fortuna gracias al oficio que ideó al llegar a Estados Unidos como inmigrante.

Originario de Culiacán, Sinaloa, César Millán vivía en un rancho en el que siempre lo seguían los perros, razón por la que comenzaron a llamarlo ‘el perrero’. Con el tiempo, según platicó en entrevista, entendió la química que tenía con las mascotas. A partir de es momento se propuso ser el mejor entrenador de perros y viajar a Estados Unidos para lograrlo.

A decir de ‘el encantador de perros’, en la Unión Americana experimentó las vicisitudes de los indocumentados: no sabía el idioma, lavó coches y platos, comía hot dogs por un dólar y vivió debajo de un freeway en Los Ángeles.

Sin embargo, pasado el tiempo, se ideó un nuevo trabajo: pasear perros. Con el tiempo conoció a la esposa de Will Smith, sin saber quién era él, hasta ganarse la confianza de dicha familia.

Así conoció a varias personalidades del espectáculo estadounidense, a quienes sin empacho les decía que quería tener un programa para enseñar a las personas a convivir con su mascota. Gracias a su perseverancia, logró conseguir su sueño. En 1990, el mexicano llegó a Estados Unidos para idear un nuevo oficio e inspirar a miles de niños y personas a querer dedicarse a lo mismo que él: ser entrenador de perros.

El inmigrante de origen mexicano saltó a la fama en 2004 con un exitoso programa de televisión «Dog Whisperer with Cesar Millan» en National Geographic, y fundó el Centro de Psicología Canina para la rehabilitación de perros agresivos.

Sin embargo, en 2010 vivió los episodios más fuertes de su vida, según sus propias palabras en la publicación estadounidense. Perdió gran parte de su fortuna en una serie de malas inversiones, su esposa lo dejó y su pitbull falleció, razón por la que intentó suicidarse.

En 2013, César Millán constituyó nuevamente su empresa, se expandió internacionalmente, protagonizó una nueva serie de televisión llamada ‘César Millán, líder de la manada’, además de escribir un libro con el mismo nombre.

Dinero y estabilidad

Actualmente, según datos del sitio celebritinetworth, el mexicano tiene una fortuna neta de 25 millones de dólares. Además, obtuvo la ciudadanía estadounidense en 2009.

Sin embargo esa cifra probablemente se ha incrementado pues Millán tiene trabajo continuamente, no sólo como entrenador o figura televisiva, también ofrece pláticas motivacionales y tiene una línea de alimentos para perros con su nombre.