Kim Kardashian y su hermana Kourtney Kardashian asustaron a su familia en un nuevo episodio de su reality Keeping Up With The Kardashians.

En la nueva temporada, Kim todavía aparece embarazada de North West e hizo su familia creer que estaban todos comiendo placenta durante la cena.

Kim y Kourtney dejaron a todos asqueados, cuando mintieron que en la carne que estaban comiendo había placenta humana que compraron por Internet.

El episodio será exhibido el próximo domingo.