Lady Gaga llenó documentos legales para tratar de mantener cierta información en secreto y asegurarse de que nunca salga a la luz.

Su decisión fue tomada debido a una demanda en la que están envueltas dos personas que la descubrieron, indica el sitio TMZ.

Wendy Starland, colaboradora y amiga cercada de Gaga, demandó al antiguo productor y mejor amigo de la cantante, Rob Rusari, en 2010. Asegura que Fusari la afectó en las ganancias que sentía le correspondían como descubridora de la cantante.

Ante tal situación legal, esta semana Gaga solicitó a la corte que selle cierta información en el caso Starland/Fusari, pues asegura que se trata de información «sensible, privada y personal» y que si se diera a conocer le haría un «significativo daño personal y profesional».

Incluso mencionó que ella y Fusari tienen un acuerdo para no dar a conocer información privada.