El actor Sebastián Zurita causó el enojo de Mónica Miguel, directora de escena en la telenovela Lo imperdonable, cuando se negó a decir unos diálogos por considerarlos absurdos, y aunque Miguel nunca autorizó el cambio, al final el actor dijo lo que mejor le pareció con todo y autorización del productor Salvador Mejía.

De acuerdo a testigos, la calma que uno de los días de la semana pasada reinaba sobre el foro de Lo imperdonable, se interrumpió cuando el hijo de Humberto Zurita y Christian Bach expresó su punto de vista ante los parlamentos que le correspondían.

“Maestra, yo la respeto mucho, pero no es posible que mi personaje diga cosas tan absurdas, sin sentido alguno, yo creo que la historia de Pablo (su personaje) puede perder mucha credibilidad si metemos esto”, señaló el joven actor a Miguel, quien durante los 90 hizo mancuerna con el desaparecido Miguel Córcega.

La también actriz hizo caso omiso al descontento de Zurita. “Mira muchacho, los libretos están escritos así y tienes que respetarlos, pues esa es una de las obligaciones del actor, así que vas a decir esos diálogos sin cambiarlos, por favor”, contestó.

Acto seguido, Zurita se dirigió al productor para plantearle la situación y exponerle el caso, ante lo que Mejía aceptó su razonamiento.

Al momento de la grabación, Sebastián sorprendió a todos, incluida Mónica Miguel, cuando pronunció textos diferentes a los del libreto, por lo que la directora interrumpió abruptamente la escena para pedir una explicación sobre lo ocurrido.

Zurita expuso que ya contaba con permiso del productor e impuso su ley.