Yuri ofreció un discurso sobre la envidia y la forma en que este sentimiento ha hecho que algunas personas atenten contra su bienestar y prosperidad.

La cantante confesó que durante un tiempo fue víctima de brujería. “Me acuerdo que me tiraban afuera de mi casa lechuzas con moños rojos, me tiraban cenizas de huesos de muerto, el trabajo que me hacían por la envidia”, contó.

De la misma manera, la intérprete de “La maldita primavera” recordó que hace tiempo un amigo entrañable del medio artístico le metió el pie horas antes de una presentación, pues le prohibió a una diseñadora que le diera uno de sus vestidos.

“(La diseñadora me contó) ‘este hombre vino y me dijo: oye ¿sabes qué?, te pido de favor que no vayas a vestirla a ella, porque ¿sabes qué?, te quito del trabajo’, cuando ella me dijo eso de este personaje, ¡uy!, me dolió hasta el corazón porque este personaje pues yo le quiero, le respeto, le admiro, hemos hablado cosas personales, de problemas familiares y la verdad fue un golpe a mi corazón muy fuerte”, relató la jarocha sin revelar el nombre del artista implicado.

Finalmente, Yuri nombró a “La Diva del Bronx” para comparar los conceptos de admiración y envidia.

“Cuando yo por ejemplo veo a la Jennifer Lopez en vez de decir: ‘¡desgraciada!… ¡perruchis!… ¡maldita!’… digo ‘¡wow, qué zapatos tan bonitos!, ¡qué vestidazo!’… es diferente admirar a decir ‘¡esta vieja desgraciada!, ojalá se caiga, ojalá la deje Alex Rodríguez’, pues creo que por ahí andan, imagínate cuántos maleficios no le están tirando a la pobre”, concluyó con una sonrisa.