Lo que parecía un viaje de descanso, casi se vuelve una tragedia para Alexis Ayala, de 52 años, quien el pasado 30 de junio casi pierde la vida a causa de un infarto. Gracias a su fortaleza y la oportuna atención médica, ahora se recupera en un hospital privado de la CDMX. Al respecto, platicamos con su esposa, la también actriz Fernanda López, de 36, quien nos narró los difíciles momentos que pasaron:

-Fernanda, han pasado por difíciles momentos; coméntanos qué pasó…
«Alexis está grabando una telenovela que se llama Contracara, y el 30 de junio tomó un vuelo a Acapulco para estar con nosotros. Ese mismo día, como a eso de las 8 de la noche, comenzó a sentirse mal».

-Dinos qué síntomas presentó…
«Tuvo mucho vómito, sudoración, se le bajó la presión, estaba muy frío, se puso súper pálido y tenía temblores; además de que sentía dolores en el brazo izquierdo y en el pecho».

-¿Anteriormente, Alexis había tenido problemas con el corazón?
«La verdad es que él siempre ha salido alto de colesterol porque come mucho camarón, pero estamos pensando que lo que le pasó es algo hereditario por parte de su papá, porque él tuvo problemas con eso».

-Se dijo que sufrió más de un infarto, ¿esto es verdad?
«Fue sólo uno. Dios quiso que siguiera viviendo, porque los síntomas del infarto los tuvo durante siete horas».