Vanessa Huppenkothen compartió en exclusiva a BASTA! el momento por el que pasa actualmente de salud por su enfermedad de la tiroides que le fue detectada hace siete meses, de la que si no se atiende, no hubiera vivido para contarla.

“Regresando de Copa América y Copa Oro (julio 2015) comencé a sentirme muy hinchada. Estaba grabando, comencé a sentirme mal, muy mareada, con los latidos del corazón muy fuertes, sentí que se me reventaba la cabeza, pedí a la producción regresarme, pero ellos quisieron seguir grabando, yo no podía, agarré un avión a México y terminé en un hospital”, recordó.

Vanessa estuvo tres días internada (noviembre de 2015) a punto de un infarto cuando le detectaron que tenía descontrol en su glándula tiroides, motivo que la orilló a tomar un descanso total hasta que en febrero de 2016 regresó a trabajar notando que su cuerpo estaba cambiando y perdiendo peso.

Por eso mismo, la conductora ha sido criticada por su cambio radical.

“No tengo anorexia, peso 53 kilos, mi masa corporal está en rango, no sé cuál es la extrañeza”, aunque en fotos se vea todo lo contrario”, dijo la rubia. Confirmó que ya dejó de tomar medicamento para nivelar la glándula tiroidea (T3 y T4), además habló si es que padece hipotiroidismo o hipertiroidismo.

“No es ni hiper ni hipo, en mi caso, mis hormonas estaban fuera de rango, empecé a sentir una hinchazón muy fuerte, las manos frías, se me empezó a caer el pelo, mi ritmo cardiaco en reposo era de 135 cuando debería estar en 60”, detalló la conductora.