Reconocido por su trayectoria como cantautor, escritor, modelo, empresario y conductor, Alfonso de Nigris Guajardo nació el 3 de marzo de 1976.

Actualmente, a su 44 años, ha dado un paso a un lado de la pantalla chica para adentrarse al mundo del internet, y en su canal de YouTube cuenta con más de medio millón de suscriptores, por lo que poco a poco se ha convertido en uno de los influencers más cotizados hoy en día, gracias a su elocuencia y creatividad. De esto y más nos platicó Poncho, quien también recuerda que a sus padres, don Alfonso y doña Leticia, siempre les compartió su deseo de ser figura pública, lo cual también motivó a sus hermanos: Antonio (q.e.p.d.), Aldo (36) y Leticia (45).

-Poncho, ¿cómo fue tu infancia?
“Mi infancia fue muy divertida, pues vengo de una familia deportista y había una sana competencia entre hermanos”.

-¿Qué consejos recuerdas de tus padres?
“Siempre me inculcaron el orden, la disciplina. Mi padre era un sargento y después de cumplir tres años, nos traía con el pelo como soldados; creo, siempre me quedé con eso y ahora por eso lo traigo así de largo”.

-¿Siempre has cuidado tu físico?
“Sí, mi mamá me inculcó mucho cuidar mi físico y mi imagen, y ser siempre un galán. Gracias a eso, siempre tuve mucho pegue, siempre anduve con las chicas más guapas”.

-¿Qué estudiaste?
“Estuve en la Universidad Regiomontana, en la licenciatura en Administración de Empresas, pero siempre pensé que trabajar en una empresa fija era sólo para aprender, ver cómo se manejan los negocios, y después con esos conocimientos, poner mi propia empresa”.

-¿Cómo iniciaste en el medio?
“Cuando tenía 26 años, salieron las audiciones de la segunda temporada de Big brother, no la pensé y me lancé a hacer el casting, pues en ese entonces era el programa más fuerte en México”.

-¿Cómo fue el casting?
“Primero fue el casting de Monterrey y de 315 mil quedé yo; después me entrevistaron psicólogos en la Ciudad de México. Al final, fui seleccionado y llegando a la casa lloré de alegría, porque sabía que haría lo que me gusta”.

-¿Se te subió la fama después de haber estado en Big brother?
“No perdí mucho el piso, pues sabía que era algo efímero, aunque cuando salía a la calle era lo máximo, pues me pedían fotos. Recuerdo que El Burro Van Rankin me decía que disfrutara mis cinco minutos de fama, pero esa fama me ha durado hasta hoy”.

-¿Cuándo entraste a Sólo para mujeres?
“Después de salir del segundo Big brother 3R, el cual yo gané, Sergio Mayer me invitó a participar en 2006 y recuerdo que ensayaba en el CEA de Televisa; fue una etapa muy divertida”.

-¿Cómo fue esa experiencia?
“Realizaba al mismo tiempo la novela Código postal, pero las fechas, tanto de la novela como de Sólo para mujeres, no me permitían estar en ambas, así que una vez que tenía fechas para bailar en Estados Unidos, no llegué a un llamado y El Güero Castro me corrió de la novela”.

-Después siguió Piel caliente…
“Sí, fue mi idea, yo vendía las fechas y organizaba los eventos. Hice todo, metí alluchador Intocable, a El Muñeco. Ahorré mucho dinero, siempre he sido un hombre muy administrado”.

¿Anduviste con La Tigresa?
“No, la señora estaba muy enamorada del Pato Zambrano, él era quien estaba con ella, pero un día se molestaron ellos y a mí me involucraron, fue cuando se hizo el chisme, aunque yo lo agarré como publicidad y sólo platicaba con ella, pero no tuvimos nada que ver, ni era verdad lo que decían en la tele”.

-Y te funcionó…
“Si no hubiera hecho lo de La Tigresa, hubiera sido difícil mantener mi popularidad, y tuve que seguir el juego, por estrategia, entonces yo la paseaba en la moto. Sólo utilicé su fama”.

-¿Ella sí se enamoró de ti?
“Sí, a ella le gustaban los chavitos; era una mujer poderosa y, la verdad, tenía historias interesantes”.

-¿Cómo viviste la pérdida de Antonio?
“Estaba en mi casa, aún no salía nada en las noticias y me llamaron por teléfono, era la esposa de mi hermano Toño y me dijo: ‘Ya se murió, le dio un infarto’. No lo podía creer”.

-¿Tú le avisaste a todos?
“Yo le tuve que avisar a mi mamá, quien estaba en McAllen, Texas. También le avisé a mi otro hermano, Aldo, y tuve que ir a Grecia a reconocer el cuerpo. Sentí mucha impotencia, pues nadie tuvo la culpa; él no tenía vicios, sufrió un infarto fulminante mientras dormía, a sus 31 años”.

-¿En qué momento encontraste a tu esposa, Marcela?
“Yo estaba como conductor en Multimedios, en donde Marcela conducía los programas Vivalavi y Mitad y mitad; desde ahí me enamoré de ella y supe que era la mujer indicada para mí”.

-¿Cuándo se casaron?
“Nos casamos el 23 de noviembre de 2015, y hasta televisaron nuestra boda, fue uno de los mejores días de mi vida. Agradezco todo lo que he vivido, pues ahora estoy al lado de mi esposa, quien es el amor de mi vida. Con ella tuve a Ponchito en 2016, y a Isabella, en 2018”.

-Por otro lado, ahora que eres influencer, cuéntanos, ¿cómo iniciaste?
“En internet inicié en 2015 con videos, un reality con una asistente que trabajaba aquí, en casa, y a quien ayudé a bajar 20 kilos de peso, y se volvió muy famosa”.

-Finalmente, ¿qué agradeces a la vida?
“Agradezco todo lo que me ha pasado; estoy en mi mejor etapa al lado de mi familia. Gracias a Dios, tengo fuerza, salud, amor y trabajo. La vida no es venir a quejarse, sino venir a disfrutarla”, concluyó.