El príncipe Harry y Meghan Markle supuestamente gastan hasta US 9 mil por día en seguridad mientras viven en Los Ángeles, luego de que renunciaran a sus deberes reales.

Los detalles de seguridad de la pareja y quién pagaría la factura se cuestionaban constantemente en el período previo a la salida real de los Sussex en marzo de este año.

Después de que se reveló que la pareja ya no tendría acceso a fondos públicos para cubrir sus costos de seguridad, se sugirió que el príncipe Charles, o incluso el gobierno canadiense o estadounidense podrían pagar.

Pero ahora parece que la pareja está cubriendo el costo de la seguridad ellos mismos, gastando miles de dólares por ello.

Según los informes de Yahoo!, la pareja ha estado trabajando con la firma de seguridad Gavin de Becker and Associates.

PRESTIGIOSA FIRMA DE SEGURIDAD

La firma cobra hasta US 9 mil por día por seguridad y ha brindado servicios para estrellas de renombre como Madonna, John Travolta e incluso el fundador de Amazon Jeff Bezos.

Dado el estado de Harry y Meghan como antiguos miembros de la realeza, así como su enfoque en mantener su privacidad y la de su hijo Archie, es fácil imaginar que la pareja querría el más alto nivel de seguridad en su nuevo hogar en Los Ángeles.

Pero no hay garantía de que los duques sigan trabajando con la costosa compañía.

“El duque y la duquesa aún no han firmado un contrato a largo plazo”, informó The Times.

“Actualmente, y temporalmente, están utilizando un equipo de seguridad que ya estaba empleado en la casa donde viven actualmente”.

Se entiende que la pareja se está quedando en una mansión perteneciente al productor de Hollywood Tyler Perry, aunque próximamente pueden estar comprando una casa propia.

El duque y la duquesa ya han informado a la policía de varios incidentes de drones volando sobre la mansión de Los Ángeles.

Se cree que los drones pueden haber sido pilotados por fotógrafos con la esperanza de tomar una foto de la pareja o de su pequeño hijo Archie.

“Imagina si estuvieras en sus zapatos, enfrentando eso, ¿cómo se sentiría eso?”, dijo un amigo de la pareja a Express.

“¿Tener zánganos zumbando alrededor de 20 pies sobre tu cabeza cuando intentas jugar con tu hijo? Es como si la gente olvidara que son personas reales. Pero esta es una familia real”.

Mientras tanto, la pareja no escatima en gastos para evitar que los fotógrafos se acerquen más de la cuenta a ellos o su hijo Archie.