CIUDAD DE MÉXICO.- Las primeras versiones fueron que su salida del melodrama se debió a sus adicciones, tema que él mismo aceptó hace seis años cuando contó que sus excesos lo llevaron primero a rehabilitación y luego a una recaída que le provocó problemas tan graves como terminar en la cárcel.

Ayer, el actor y cantante convocó a una rueda de prensa para dar su versión sobre los motivos de su salida de la nueva producción de Televisa, protagonizada por Paulina Goto y Mane de la Parra.

«Me siento muy consternado, muy triste, pues estaba muy comprometido con el proyecto y en particular con el personaje», explicó Montero.

«Llevaba tres meses preparándome para la telenovela, sin embargo asumo las consecuencias de mis actos y no me queda de otra que aceptar la decisión de mi salida», dijo al comenzar a dar sus argumentos.

Con voz entrecortada y con algunos papeles que mostró como pruebas de su dicho, Montero aseguró haber recibido únicamente cinco llamados para las grabaciones del melodrama.

Señaló que cumplió con todos ellos excepto el último. Aseguró que por diversos compromisos de conciertos, a ese último llamado del pasado 29 de mayo ya no pudo acudir por una falla con el avión privado en el que viajaría.

El jueves pasado la productora Nathalie Lartilleux había confirmado la salida de Pablo del melodrama.